Del terma muy bien tratado por los astrologos profesionales del el acontecimiento del príncipe recién nacido, me surge una pregunta.
¿cómo abordar entonces la interpretación de la carta de un bebe si este aun no ha desarrollado su personalidad y otra características de los planetas ¿

¿Existe algún texto que me pueda ilustrar de este tema o algún aforismo?
saludos y gracias de antemano.

Visitas: 224

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hola.

Yo no conozco ningún texto específico sobre el tema.

Pienso que lo más adecuado es enfocarlo desde el punto de vista de los padres, de la utilidad que puede reportarles a ellos, que son los que van a decidir sobre el niño en los primeros años. Parto de la idea de que la carta está rectificada.

Y si me pongo en la piel de unos padres que acaban de tener un bebé, no se me ocurre más que 2 preocupaciones inmediatas. La primera es la salud del bebé, en el caso que haya nacido con alguna enfermedad, en cuyo caso la parte médica pasa a un primer plano. En el caso de que no sea así, yo particularmente no le daría mucha importancia. El saber si va a tener un resfriado o enfermedades normales que todos hemos tenido, en el caso de que haya nacido sano, creo que es un trabajo innecesario y muy costoso.

La segunda preocupación sería cómo educar a mi hijo (en la libertad que nos deje el colegio, la TV, el entorno, etc), para lo cual lo primero es hacer su cuantificación humoral para conocer el temperamento del niño y poder dirigir su educación hacia compensar los desequilibrios.

Yo no me complicaría mucho más en el caso de un bebé. Ni me metería en "cuál es su vocación" ni si es un "niño índigo" ni cosas así hasta que no fuera más mayor y tuviera unas expectativas más o menos claras entre las que poder elegir. Creo que hacer más que eso es especular en demasía y lo que vamos a hacer es condicionar a los padres. Creo que si informamos a los padres que a los 30 años tendrá una época difícil por el retorno de Saturno, no tiene mucho sentido ahora y seguramente cuando el niño tenga 30 años ni se acordarán de "algo que me dijo sobre no se qué de Saturno". O el saber que tendrá una profesión "de cara al público", pues posiblemente no es de mucha utilidad en un parvulario....

Yo es que pienso que un crío normal, sano, lo que tiene que hacer es jugar, correr y que le cuenten cuentos. Cuando sea más mayor y haya que tomar decisiones importantes pues entonces sí, pero un bebé, yo no me complicaría más.

Saludos

Gracias Quique Berniz por tu detallado informe, veo que que mis pensamientos no estan tan errados porque coinciden con tu punto de vista, las energias planetarias estan muy tiernas aun para llegar a un  verericto.

para la parte medica es un punto inportanstismo su aporte.

Gracias nuevamente.

Hola Quique:

El tema de la Carta Astral de un bebé siempre me ha fascinado, y realmente existe muy poca bibliografia al respecto, hay astrólogos especializados pero no suelen publicar, yo encontre un libro que me ha gustado y ayudado de algún modo a enfocar el tema de los primeros años, siempre suelo trabajar la carta hasta los 14-15 que ya empieza el ciclo adolescente y venusiano. Se llama Escritos sobre astrologia infantil de Silvia Ceres Abulafia ediciones, espero te sirva, también aplico el metodo lupo y me da mucha información.

montse

Acabo de leer algo que el astrólogo inglés John Frawley ha publicado en facebook. Creo que es muy interesante respecto a este tema que nos toca:

Astudent asked me about judging the birthchart of a new-born baby. I thought my reply to her might have a wider interest, so I post it here:

I would strongly advise against looking at his chart. I firmly believe that children and astrology should be kept a long way apart. People tend to assume that I brought up my children with one eye on their charts, but I've never looked seriously at either oftheir charts, and I have never even glanced at any of my grandchildren's charts. There is far too much danger of categorising the child, of losing sight of the child as it really is and of seeing it only through the coloured spectacles of one's perception of the chart.

Consider: suppose the child has a chart like William Lilly's, with that Mars in Virgo on Desc. So we judge that the child is argumentative. But once we have that idea in our head, every squeak or word that isn't 100% cooperative is interpreted as being argumentative; we think of the child as 'Oh, he's the argumentative one'; and before long every time the child opens its mouth we think it is starting an argument.

If an issue arises in the life, yes, of course looking at the chart can help in understanding it. But unless that happens I really wouldn't look at the chart: far too much danger of seeing the astrology when we should be seeing the child.

A similar point applies with grown-ups. I would never accept a consultation unless there was an issue behind it. The usual 'Tell me about myself' without there being a presenting issue seems totally pointless.

Creo que es una opinión bastante coherente y fruto de una amplia experiencia profesional en la astrología.

Saludos

RSS

© 2022   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio