Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

 

 

El ALKAHEST por Vicente Beltrán Anglada (Magia Organizada Planetaria, Cap. VII - extracto)

 

 

 

"El Espacio es la Matriz purísima de todas las creaciones, en donde el Espíritu creador y el ALKAHEST viven en un perpetuo estado de reconciliación y equilibrio."

Todos los verdaderos Magos utilizan en sus operaciones esta esencia natural de toda substancia que ocultamente llamamos ALKAHEST. Pero... ¿Qué es realmente el ALKAHEST? Es el Espacio puro, si nos es posible dar una definición sintética de esta idea. Se nos habla de esta esencia como de "un disolvente universal" increíblemente mágico, que contiene en sí el germen de todas las substancias conocidas y es el principio natural de todos los elementos atómicos que realizan su evolución en el dilatado seno de la Naturaleza. Se trata de “éter primordial”, puro e incontaminado, tal como existe en el Espacio virgen y, de acuerdo con la enseñanza oculta, esta esencia en el único elemento, substancia o esencia dentro de cualquier zona espacial o intermolecular que está realmente libre de Karma.

El ALKAHEST se halla “suavemente recogido” –según el LIBRO DE LOS INICIADOS– en estos espacios puros, siendo en realidad la esencia de Vida de la que surge la substancia en todas sus posibles modificaciones y en la extensísima gama de sus infinitas cualidades. Cuando en el devenir de la Creación --sea cual sea su naturaleza, tipo o grado-- se produce una modificación sensible o se revela alguna cualidad logoica, el ALKAHEST aporta su esencia incluyente y de acuerdo con la evolución espiritual del Logos que actúa como centro de conciencia invocativa, así será la cadena de elementos químicos y compuestos moleculares que originarán la expresión de aquellas cualidades logoicas bajo forma de planos, esferas y dimensiones. Estos planos y estas esferas de manifestación que surgen del centro creador son en realidad modificaciones del éter primordial o ALKAHEST. Lo único que diferencia los compuestos atómicos o las formas geométricas componentes de los planos de expresión, del ALKAHEST, es que ellos desaparecerán una vez haya finalizado la experiencia de este Logos tras la consumación de Su Mahamanvántara, o ciclo universal de manifestación, en tanto que el ALKAHEST permanecerá eternamente inmutable, invariable en su fluir, sin sufrir alteración ni cambio alguno en el seno de sí mismo, tan puro e inmaculado que cuando surgió de las profundidades del Espacio por la potencia invocativa del Centro creador.

En el transcurso de la evolución de un sistema, sea cósmico, solar o planetario, el ALKAHEST APARECERA COMO SUMERGIDO EN EL ESPACIO, invisible por completo a la vista de los investigadores esotéricos, pero la aguda y penetrante visión de los altos Iniciados que atraviesa todos los velos de la forma percibe en el seno profundo de todo tipo de substancia un punto de luz inmutable, constante e incluyente a partir del cual surge la infinita cadena de todos los elementos básicos de la Creación. De ahí que los grandes investigadores iniciados hayan llegado a la conclusión de que este punto de luz que delata al ALKAHEST es, en realidad, la propia chispa monádica introducida dentro de la forma y obligando a ésta a sujetarse a las leyes soberanas de la evolución que, en lo que al aspecto Materia se refiere, debe culminar en aquella transmutación dentro de la misma que en términos de magia organizada definimos bajo el nombre de Redención. Esta es una idea que nos moverá seguramente a considerar muy seriamente aquella afirmación entresacada de "EL LIBRO DE LOS INICIADOS" que, con respecto a las incomprensibles y misteriosas leyes que regulan la relación hombre-Espacio, dice: "La Mónada espiritual del hombre surge esplendente del Espacio puro, siendo al igual que el Espacio, puro e incorruptible".

Actuando sobre el ALKAHEST, sobre este inmaculado punto de luz en cualquier tipo de substancia o por medio de la chispa monádica, el Mago puede operar sobre la substancia y producir cualquier tipo de Creación, y vencer a voluntad la inercia de la Materia, modificar sus elementos constituyentes y transmutar los metales. La Magia y la Alquimia son ciencias consubstanciales, ya que actúan sobre el mismo principio creador de la Materia. El verdadero alquimista puede transmutar el plomo en oro o efectuar cualquier otro prodigio en el seno de los elementos químicos de la Naturaleza con sólo aislar una infinitesimal partícula de ALKAHEST o esencia monádica.

Dada la infinita pureza del ALKAHEST es de suponer que el verdadero Mago ha de ser asimismo una persona muy pura, ya que la pureza es el vínculo de comunicación entre el Mago y el ALKAHEST. "...Aislada esta partícula y depositada como el huevo místico de la Creación en un determinado espacio neutro en el corazón del Sabio, puede ser utilizada mágicamente para producir, como un verdadero Talismán solar, cualquier obra benéfica que el Mago considere necesaria para bien de la humanidad". (EL LIBRO DE LOS INICIADOS).

Dentro del corazón actúa asimismo como "Elixir de Vida" y es la verdadera "piedra filosofal" tan afanosamente buscada por los sabios y alquimistas de todas las épocas. Sus radiaciones activan la luz de vida de las células, cooperando en la evolución espiritual del Mago, cuyas fuentes de energía principales son el plano búdico y los niveles mentales superiores.

La energía que irradia del ALKAHEST es incontaminable y, según se nos dice ocultamente, es más pura que la luz del sol, asegurándose además que la luz del sol es sólo una simple modificación del ALKAHEST. De esta energía suprema deriva la fuerza de la substancia, formada por una increíble cantidad de elementos químicos. No es de extrañar, pues, la virtualidad del perfecto Mago, capaz de realizar cualquier tipo de prodigios y de maravillosas combinaciones en el seno de la substancia material que constituye cualquier clase de cuerpo organizado en la vida de la Naturaleza.

Podríamos decir casi en forma concluyente, que el ALKAHEST, la esencia primordial de la Creación, solamente puede ser localizado en los espacios neutros que surgen de la armonía producida en el centro de cualquier posible polaridad. De ahí la importancia que se le asigna en Magia a los espacios neutros y a la potentísima fuerza que se libera a través de los mismos.

Así, utilizando como siempre el principio de analogía, podríamos deducir que cualquier elemento químico, o cualquier átomo de substancia, podría ser integrado o desintegrado utilizando la increíble potencia mágica del ALKAHEST, la pureza infinita del Espacio. De ahí surge también, por poco que lo observemos, la clave mística de la transmutación, teniendo presente que el Mago ha de haber transmutado previamente su naturaleza material antes de poder penetrar en el infinito secreto de la transmutación consciente de los elementos químicos, transmutando el plomo de sus vibraciones inferiores en el oro de la realización espiritual. Después aplicará la ley sobre todo cuanto le rodea, afectando singularmente su entorno social en virtud del principio mágico de irradiación. Así curaban el BUDA, el CRISTO y APOLONIO DE TYANA, por irradiación. De los indescriptibles espacios puros, absolutamente neutros de Sus vidas, surgía la luz inmaculada del ALKAHEST, la cual operaba los sorprendentes prodigios de la curación física, del convencimiento espiritual y del espíritu de redención del alma humana. El ALKAHEST es un misterio de luz, de amor y de poder y se revela por grados de suficiencia en la vida de los Magos, es decir, a través de Sus sucesivas Iniciaciones. Cuando en el devenir de nuestros estudios esotéricos hablemos de la “inmaculada pureza de los Ángeles”, recordemos cuanto hasta aquí hayamos explicado acerca del ALKAHEST. Quizás hallemos al fin el nexo de unión que existe entre el principio infinito de la Vida y los cauces inmaculados de la Forma a través de los cuales surgen los fértiles elementos de toda posible creación.

No intentamos ser redundantes o reiterativos en nuestro estudio de la Magia organizada, pero, sí deberemos hacer un profundo énfasis sobre el hecho de que existe una gran afinidad, de acuerdo con el principio de analogía, entre la voluntad espiritual del Mago y el ALKAHEST. El Mago espiritual, diferenciándole intencionadamente de otros tipos de Mago, opera inteligentemente sobre la Materia para dignificarla, para redimirla y “volverla espiritual”. No pasará nunca por su mente la idea de transmutar el plomo en oro, tal como era el afán primordial. de muchos de los llamados alquimistas del pasado. Su preocupación constante, antes de atreverse a penetrar en los altos secretos de la Alquimia, era descubrir la esencia pura del ALKAHEST dentro de sí, determinando en cada uno de los elementos constitutivos de su triple cuerpo de manifestación, el fenómeno de luz o de radiación exigido a todo verdadero Mago, hasta llegar a descubrir en ciertos y desconocidos repliegues de su vida espiritual el espacio neutro o vacío, creador de donde se escanciaba la energía pura del ALKAHEST, llegando así al convencimiento de que éste es de la misma esencia de la Mónada espiritual, raíz de su propia vida. Aparecerán claras entonces ante sus percepciones las realidades implícitas en las declaraciones de la gran Maga que fue Mme. BLAVATSKY en "LA DOCTRINA SECRETA":

"Espíritu y Materia son de la misma substancia. Espíritu es materia en su más elevado grado de pureza. Materia es el Espíritu descendido a su más denso grado de vibración".

Así, todo es; puro en su esencia y todo se halla, incluido en el infinito seno de la incomprensible y misteriosa Entidad que llamamos Espacio. El Espacio es la Matriz purísima de todas las creaciones, en donde el Espíritu creador y el ALKAHEST viven en un perpetuo estado de reconciliación y equilibrio.

Harán bien los estudiantes en meditar sobre estas últimas, palabras, pues encierran la explicación lógica de lo que en términos místicos llamamos “pureza virginal de la Creación” y, por derivación, una comprensión perfecta, del término VIRGEN aplicado a cualquier expresión divina en la vida de la Naturaleza. La Naturaleza será siempre esta “Virgen María”, pura e inmaculada antes y después del nacimiento del Cristo místico... Todo es Espacio, todo es Espíritu, todo es ALKAHEST. He ahí la gran verdad que deberán descubrir los verdaderos investigadores de la Magia organizada en nuestro mundo.

Luis Lovera G .·.

Visitas: 506

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

 La idea dentro de la Busqueda del despertar de la Evolucion individual, es utilizar a  SATURNO, de manera tal que pase a ser o sea el Disolvente del comportamiento errado en funcion de la elevacion espiritual; Es el Plomo llevado a Oro.

L.L.-

       ¡Que bueno Luis! ¡Que bien explicado, con lo difícil que es! Hay un apartado en el I,Ching que habla de lo contenido en lo "antes de lo manifestado" y como al precipitar en la manifestación material, densifica y torna en impuro y como la matería necesita de constante purificación para mantener la conexión con "lo virginal" -precisamente- y mantenerse en esencia, o al menos en contacto con la esencia, pero desde luego, no desarrollado como está aquí. 

       Tuve el privilegio de conocer a un Maestro alquimista que me abrió la puerta al entendimiento de que la alquimia iba en paralelo con mi propio proceso interior, si no, .... no entendería nada, ni el "experimento", fuera el que fuera, llegaría a buen término. Así como lo explicas tú aquí. 

       Me ha encantado la explicación, me parece ¡¡buenísima!!. Muchas gracias. Saludos. 

       

 Maria Ysabel

Gracias a Ti, por permitirme Servir.

En Ti esta  La LUZ Y EL OCEANO PRANICO.

Contenidos en Tu Nombre; Medita en ello

saludos

L.-

RSS

© 2021   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio