Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

Hola a todos:

 

Releyendo al gran Morin de Villefranche, he encontrado unos párrafos que me han parecido muy interesantes de compartir sobre la determinación y el libre albedrío. Por si a alguien le interesa profundizar un poco más en su obra, están extraídos del "Libro XXII de la Astrologia Gallica", traducido y editado por Gracentro, y que podéis pedir a nuestro amigo José Luís Carrión:

 

Pero también se puede preguntar si los astros indican cualquier cosa que se cumplirá para un hombre después de su nacimiento.

A eso respondo que no. En otro lugar se introduciría lo de la “fatal necesidad”, y no sería verdadero lo que hemos citado más arribas de Ptolomeo. Así pues, los astros no indican la lucha del hombre contra la fuerza de los astros por medio de la prudencia y una razón iluminada por Dios. Pues si los astros señalan para uno una enfermedad o un duelo en un determinado momento, no auguran al mismo tiempo que nunca existirá ese duelo o enfermedad gracias a la prudencia del hombre, rehuyendo las ocasiones y averiguando los remedios adecuados para su salud. Por lo cual, hay que decir que de cuantas cosas pueden sucederle a un hombre después de su nacimiento, unas no están en sus manos, como los hermanos, enemigos, muerte, los sucesos del azar; pero otras sí son potestad suya, es decir, pueden depender de su libre albedrío: riquezas, hijos, sirvientes, esposa, lides, duelos, viajes, dignidades, compromisos asumidos. Por lo que se refiere a esas cosas extrínsecas al nativo, él mismo las determina libremente con su actuación y puede simple y completamente rechazarlas o evitarlas, aunque esté muy predispuesto a alguna de ellas por el influjo de los astros.

Pero cualquier hecho futuro que indiquen los astros para el nativo, lo inclinan o disponen tanto pasivamente como activamente a cumplirlo, de tal modo que esa disposición puede ser afirmada con certeza. Y, entre los efectos congruentes con dicha disposición, se cumplen con más seguridad los que no son potestad del nativo, pero el cumplimiento de los que dependen de la voluntad es más dudoso. Sin embargo la mayoría suelen seguir la disposición astral. Una, porque en general el hombre se desconoce a sí mismo – es decir: sus disposiciones-, y lo que le va a suceder; y por eso no alcanza a afrontar sus futuros males; otra, porque oponerse a las propensiones naturales es difícil y supra naturam; y por ello muy pocos emprenden esa lucha y perseveran en la misma con constancia. Y de ello resulta que las predicciones astrológicas sorprenden tan a menudo por su veracidad. Y no es nada sorprendente, porque las causas inferiores y particulares se someten a la virtud de las superiores y universales, por ley de la naturaleza, aunque las propias predicciones tan sólo sean conjeturas y no se puede predecir nada con certeza de éstas.

Así pues, por lo dicho en todo este capítulo 7, colegimos que la fuerza del semen, afectada en el momento de la concepción por el influjo celeste, es la cuada eficiente del actual temperamento y conformación del nativo, iniciad en dicho momento. Pero la figura del Cielo en el momento del nacimiento es un digno anamnístico de dicho temperamento y conformación introducida antes, y signo diagnóstico de la presente ya completada; pero es un signo pronóstico de las cosas futuras partiendo de tal constitución del cuerpo. Sin embargo, no es causa de las pasadas, o de las precedentes a la propia figura, como el padre, la madre, los hermanos mayores, etc., sino tan sólo de las presentes y futuras. Y, evidentemente, es causa actual de las presentes, como el temperamento y la conformación absoluta, el ingenio, las costumbres, etc.; pero es causa potencial de las futuras –como los hijos o lo que sucede al nativo en relación con sus padres, hermanos, cónyuge, dignidades, riquezas, etc.-, causa potencial que en su momento será llevada a la realización por medio de las causas actuales. Si dichas causas actuales no existieran o fueran contrarias (como cuando la enfermedad indicada es evitada por los remedios pertinentes), la causa potencial no se realizaría y quedaría frustrado su efecto. Sin embargo, se dirá que la causa potencial, puesto que en aquel momento estaba en el nativo o en su situación, es un estímulo celeste para el efecto significado, pero esa causa potencial careció del concurso de lo actual, o fue impedida, exactamente como se dice en la Gracia. Y por eso la constitución natal es signo pronóstico de los futuros accidentes del nativo, a no ser que se impidan; y su causa si suceden.

 

Un saludo a todos.

Visitas: 434

Archivos adjuntos

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hola.

 

Gracias a todos por los comentarios.

 

Yo una idea que me ayuda con lo del libre albedrío y la determinación es observar a  la Naturaleza. Partiendo de que yo me considero muy determinista en la Astrología, muy a mi pesar, porque si bien es cierto que tenemos libre albedrío, cuesta mucho coger sus riendas...

 

A lo que iba. Imaginemos que quitamos al ser humano de la tierra; que Dios se tomó el fin de semana completo y el sábado se fue por ahí a descansar hasta el domingo en lugar de crearnos. ¿Existiría el libre albedrío? Cuando miramos a un animal, a las plantas, las piedras... ¿les reconocemos libre albedrío?

 

Yo diría que no. Si observamos, por ejemplo un perro, nos daremos cuenta que todo lo que hace responde a un estímulo que le hace actuar de una manera concreta: un ruido, un olor, un movimiento. Pero yo no advierto libre albedrío. Por lo tanto a la conclusión que llego es que en la naturaleza, en principio, lo que existe es la determinación.

 

Y ahora introducimos al ser humano. El ser humano sí tiene capacidad para elegir y dominar a sus instintos. Pero no sería una capacidad "natural" (pues hemos llegado a la conclusión de que en la naturaleza no existe libre albedrío), sino que sería una capacidad "humana". O sea, que sería en realidad una excepción. Una excepción que podemos hacer uso de ella en tanto en cuanto somos más seres humanos y menos "naturaleza", menos instintivos.

 

Y ahí es donde viene el problema, ¿somos más humanos o somos más instintivos? Dependiendo de la disciplina que escojamos en nuestra vida iremos por un camino u otro. Si seguimos la senda instintiva, "natural", es obvio que seguiremos la determinación. Si seguimos el camino astrológico para saber prever el destino y el camino filosófico para llevar un modo de vida que nos permita superar lo instintivo en favor  de lo humano es obvio que obtendremos más libre albedrío.

 

 

Hola Quique, profundas tus reflexiones.

La cuestión para mí es la siguiente: supongamos que en su momento fui creado por Dios, ¿me pidió permiso éste para crearme? Dependiendo de la conclusión que llegues, después podrás determinar si realmente somos libres o no.

Al reconocer lo complejo que soy, al reconocer que nunca me conozco íntegramente a mí mismo, hace que sea humilde en mi manera de ser.

Hola Josep.

 

Tienes razón son preguntas complejas. Yo supongo que Dios no pudo preguntarnos, porque para preguntarnos tendría que habernos creado, y si nos hubiera creado ¿para qué preguntarnos si ya nos había creado? ¿no?

 

Pero al final es lo que tú comentas, nuestra libertad depende mucho de conocernos íntegramente. Lo que pasa es que incluso la capacidad de actuar puede venir muy "cascada" de nacimiento. Es decir, nuestra cuantificación natal esencial puede ser mala y venir "de fábrica" no muy bien, pero nuestra cuantificación accidental ser buena y ayudarnos a sobreponernos, con un buen entorno familiar, suerte, amistades, etc. Pero puede ser al contrario, estar bien esencialmente y comportarnos mal, o tener las dos cosas mal... Y por mucho que el ser humano tenga la Voluntad como mayor don, no sacarla nunca, o sacarla para embrutecerlo más.

 

Al final, yo a una conclusión a la que llego es que como tú dices es fundamental el conocernos a nostros mismos, y por otro lado, no dar por perdida a una persona, pues una cosa es su cuantificación esencial y otra lo accidental, por lo que siempre (o la mayoría de las veces) todo el mundo tiene una oportunidad de mejorar si se aplica en un buen entorno.

 

Eso me recuerda el lema estoico de no preocuparse en exceso por las cosas que no dependen de nosotros y centrarse en lo que sí depende; es decir, astrológicamente, en la capacidad de actuar, en lo accidental para corregir o apuntalar lo esencial. Y todo ello para llevarnos más cerca de Dios.

 

U otra frase que simpre dice mi maestro: "lo importante no es ser buenos, porque buenos somos todos, sino hacer las cosas bien". Porque es cierto, en mayor o menor medida somos buenos, porque vivimos y por lo tanto participamos en mayor o menor medida del Bien, de la Naturaleza. Por lo tanto dediquemos nuestros esfuerzos a actuar bien, de manera virtuosa, a ser templados, fuertes y justos en la medida que podamos y nos deje nuestra prudencia.

 

Un saludo

La verdad es que las personas humanas no nos podemos imponer a la Naturaleza. En realidad, las personas somos parte de la Naturaleza. Al final, la Naturaleza es la que lleva las riendas de la Humanidad. Por eso, no se puede jugar a dos bandas diciendo a la vez que sí hay determinismo y que sí hay también libre albedrío.

Grandes sabios se han referido al tema de la dialectica "determinismo vs. libre albedrio"; Santo Tomas de Aquino inmortalizo aquello de "..los astros inclinan, pero no determinan...", Tagore opinaba que nuestro destino es como la musica escrita de una partitura, que puede tener variaciones segun el interprete, pero la pieza musical ya esta escrita.

Me encanto su apreciacion profesor...

 

 

   PAX Y BENDICIONES

 

  SOY RECIEN LLEGADO A LA PAGINA; NACI EN LA REPUBLICA DOMINCANA EL 13 DE MARZO DEL 1948, UN SABADO A LAS 5.30 P,M.  PISCIS, ACENDENTE VIRGO

 

ES EL PRIMER ARTICULO QUE LEO, Y ME RESULTO MUY INTERESANTE AUNQUE HAY OPINIONES ENCONTRADAS COMO SIEMPRE , ALGO QUE SEÑALA EL ESCRITO, ES MUY IMPORTANTE DE TOMAR EN CONSIDERACIÒN Y ES LA VOLUNTAD QUE TODOS TENEMOS EN MAYOR O MENOR GRADO Y QUE DETERMINA EL EXITO O NO EN ALGO QUE QUEREMOS LOGRAR, DIOS EN SU INFINITA SABIDURIA NOS DIO EL LIBRE ALBEDRIO, COMO BIEN LO SEÑALA LA PALABRA "LIBRE" ESTA EN TI HACERLO O NO Y LOS RESULTADOS LOS OPTIENE DE UNA MANERA U OTRA. PARA ESO ESTAMOS AQUI "SOMOS SERES ESPIRITUALES VIVIENDO EXPERIENCIAS MATERIALES"

           GRACIAS Y BENDICIONES

        SWAMI DHARMA MAHINA 

Hola Manuel Emilio:

 

Veo que eres nuevo en la página. Pues nada, bienvenido!

 

Me alegra que te haya interesado la discusión. Es normal que haya posiciones encontradas, y yo diría que hasta bueno, porque el debate siempre es bueno.

 

Un saludo

Según Einstein dijo: "No creo en el libre albedrío en el sentido estricto del término" y para corroborar esta certeza está la Ley Periódica de la Historia descubierta por Boris Cristoff la cual prueba que hay un destino colectivo inherente a la Humanidad y ésta no hace más que seguirlo. Leer la versión provisional de mi trabajo:

http://www.calameo.com/books/0003587623af235e09295

 


Muy interesante

      Alfonso X el sabio decia "que las estrellas inclinan pero no determinan", por eso me parece interesante la astrologia predictiva, ya que permite "localizar" en el tiempo, los momentos de crisis para  anticiparse a esos momentos racionalizandolos.     

un saludo

El hecho de poder "localizar" en el tiempo esos momentos críticos significa que éstos están predeterminados.

Hola Gabriela:

 

Estoy contigo de acuerdo en lo que dices de los sentidos que los animales tienen o podrían tener y que nosotros no conocemos. Es más, estoy seguro que algunos de esos sentidos nosotros también los teníamos antes de vivir de forma urbana y de perder el contacto con la naturaleza. Es más, supongo que igual que los teníamos, los podríamos volver a tener si tuviéramos la disciplina y sobre todo, las necesidad de desarrollarlos. Yo he hecho alguna práctica de supervivencia y he comprobado como al cabo de 2 días sin comer o comiendo lo que te encuentras por ahí y durmiendo donde puedes, "hueles" el agua a kilómetros y "sabes" donde hay comida...

 

Sin embargo yo eso no lo relacionaría en principio con el libre albedrío, simplemente sería una forma más especializada de instinto. Y te puedo asegurar que cuando te pegas 3 días comiendo moras y flores en el monte o pasando frío por la noche, es muy difícil resistirse a la determinación de un bocadillo de jamón y una cerveza...

 

Por otro lado, sí que es cierto que algunas conductas de los animales nos pueden sorprender, e incluso parecería que piensan. No seré yo el que niegue eso. Quizá algunos animales tengan algo de mente o la estén desarrollando. Dentro del mundo animal habrá muchas diferencias, por ejemplo entre un delfín y un gusano, digo yo.

 

Simplemente lo que yo comentaba es una generalización para entender que el ser humano se encuentra entre esos dos puntos, el humano y el animal, y que en general, lo que existe en la naturaleza es la determinación, desde mi punto de vista. Si no, en el mismo "experimento" que yo proponía, además del hombre, quitemos a los animales, y nos encontraremos con la misma situación, que lo que encontramos en la determinación.

 

Lo de mi ebullición. No te voy a contar la última barbaridad que he encontrado por ahí, porque seguro que alguien se siente aludido y ya estamos otra vez liados...

 

Un saludo

Ahora estamos inmersos en un contexto de crisis económica del que todo el mundo quiere salir. Y ahí ves a todos los expertos economistas y políticos de todos los países intentando terminar con ella y ninguno puede. Eso es debido a que este caos económico actual ya estaba predeterminado el que ocurriese y cuando, al fin, se logre una solución será cuando el Destino lo decida, no antes.

Incluso yo creo que a quien tenga, de veras, la solución mágica a esta devastación financiera no va a ser escuchado este año pues el Destino (la Ley Periódica de la Historia) determina qué años van a ser de crisis y qué años van a ser de abundancia.

RSS

© 2021   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio