Planetas Retrogrados. Karma y Transformacion. Primera Parte

Planetas Retrógrados

Karma y Transformación

                                                                       Primera Parte

 

                                                                        Por Isabel Mejía            

                                                               Miami, Septie  mbre 12, 2013

 

Para empezar, vamos a explicar en términos sencillos que significa un planeta retrógrado.

Un planeta retrogrado en su órbita es una aparente desplazamiento  hacia atrás y digo aparente porque no es que el planeta realmente se mueva en esta dirección de marcha atrás sino que visualmente se produce cuando la órbita de la tierra alcanza y se adelanta a otro planeta.

Imaginemos que vamos conduciendo un auto y pronto  alcanzaremos el tren que va delante de nosotros.  Cuando lo alcanzamos visualmente parece que el tren fuera retrocediendo, pero no es así.  Nuestro velocidad (orbita de la tierra) es superior a la del tren (órbita del planeta) y parece, solo parece, que el mismo fuera dando marcha atrás.

Los planetas retrógrados en una carta natal indican una atenuación de los efectos que tendría  si hubiera estado en  movimiento directo. Unas energías inversas y por consiguiente efectos tardíos en el área en el cual se ha de desempeñar (casa y signo).

Si los miramos desde el punto de vista del Karma, un planeta retrogrado en nuestra carta natal es un efecto, JAMAS LA CAUSA.

La Ley de Causa y Efecto también conocida como la Ley del Karma es la que nos explica porque nos suceden a veces, experiencias positivas y/o negativas, sin tener que atribuirlas a la buena o mala suerte, tampoco necesariamente a un castigo de Dios.

Esta Ley es la que nos indica que todo efecto recibido es consecuencia de alguna causa que lo ha originado, así no seamos conscientes de ello.

Y, estas causas, generalmente acciones u omisiones realizadas, no solamente operan en esta presente reencarnación, sino, que están ligadas a encarnaciones previas, y que pueden ser positivas o negativas; llamándose Dharma  aquellas acciones positivas y Karma a las negativas.

Hay muchas clases de Karma a saber:

Karma Positivo o Dharma: es un Karma de mérito proveniente de energías bien utilizadas en vidas pasadas y que conducen a buenas reorientaciones y realizaciones en ésta.  Los aspectos armónicos o favorables en nuestra rueda natal (trígonos, sextiles, conjunciones) puede ser Dharma que hemos venido a recibir.

Igualmente, aspectos favorables que algún planeta retrogrado realice o reciba de otros planetas.  En este caso es un Karma de retribución positiva, pues es un planeta retrogrado que nos indica un karma, pero recibe buenas influencias o buenos aspectos que lo llevan  en un momento dado a desarrollar buenos resultados.

Karma Negativo: es el Karma que nos lleva a pagar o a compensar en esta vida por las malas acciones del pasado.  Nos lo indica, por excelencia, los planetas retrógrados de nuestra rueda natal, sobre todo si reciben o realizan aspectos desfavorables con otros planetas.

Nos consideramos victimas del destino y sentimos como una falta de ubicación en nuestras vidas. Debemos lograr reorientarla, lo cual requiere una toma de conciencia que nos la puede brindar o dar luz, la posición de estos planetas en los signos y las casas a fin de trabajar en ello.

Pero solamente aceptando que no es un mal juego del destino, sino el resultado de nuestras propias acciones, podemos y debemos trabajarlos.

Karma Individual: es la consecuencia que recibe cada ser humano como resultado de sus obras de vidas pasadas y es la razón por la que unos nacen ciegos, se quedan huérfanos a muy temprana edad, nacen con malformaciones, los siameses por ejemplo (Karma Genético).  Este Karma Individual es personal e intransferible.

Karma Familiar: a cada ser humano le corresponde un padre, una madre, hermanos. Más adelante podremos tener un esposo y unos hijos.  La unión de miembros de una familia, corresponde generalmente a encuentros karmicos, deudas que venimos a enfrentar.  Habitualmente corresponde al Karma de Obligacion y se trata de un karma específico en algún sector de nuestra vida con algún miembro(s) de nuestra familia y/o pareja.   No hay elección posible y se deben vivir y llevar a cabo las experiencias necesarias para disolver este karma. Ya Wilson Román, hace unos pocos días publicó un artículo sobre: Los Nodos y La Sinastria.

La casa 4, de nuestro tema natal siempre hay que analizarla, como karma.

Si en esta casa 4, no tenemos ningún planeta, debemos analizar donde está ubicado el planeta regente de dicha casa.  Y, si en la casa 12, tenemos ubicados al Sol y/o  la Luna, es un asunto karmático que hemos venido a vivir con nuestro padre y/o madre.

Si hemos nacido en un hogar de mucha luz, esto es una retribución Dharmica.  Es un hogar de mucha armonía, mucho  amor y comprensión.

Un ejemplo de Karma Familiar es el de la familia Kennedy, que ha estado marcada por el sino de la tragedia.

Karma en Suspensión: A mi manera de ver, es uno de los más interesantes karmas que podemos tener.  Está representado por aquellos planetas que retrogradan en el transcurso de nuestra existencia y puede ser tanto de obligación como de retribución, negativos o positivos.  Este Karma no se manifiesta en nuestra rueda natal, pues esos planetas se encuentran directos  al momento de nacer.

Lo podemos ver a través de la carta secundaria progresada de nuestra carta natal. Esta forma de medición, que es la secundaria progresada, es hermosísima, pues ella nos indica, entre muchas cosas más, cuales planetas han cambiado  o cambiaran su moción (directa a retrograda o viceversa)  y lograr determinar cuándo se dan  estos cambios.

Si el cambio es de moción directa a retrogradación, opera el Karma en Suspensión, se hace presente en esa época y generalmente ya estamos aptos para resolverlo.

Esta, normalmente es una manifestación kármica que supone una predestinación a sufrir reveses sociales, económicos, personales a fin de resolver tal karma en la vida.

Si el cambio es de moción retrograda a moción directa, el planeta recobra su plena energía y actúa de la manera que su nueva posición y aspectos lo determinen.  Generalmente es bastante positivo.

Karma Nacional: es el Karma que sufren los ciudadanos de un país.  Guerras civiles, dictaduras, epidemias, crisis económicas.  Es una extensión del Karma Regional que es determinador en muchas ocasiones de  catástrofes naturales.

Karma Colectivo: es el que reúne gentes de diferentes regiones, creencias, etnias en un lugar o situación específica cuando tienen karmas individuales similares.  El tsunami de Indonesia aquel 26 de Diciembre del 2010 se puede catalogar de este estilo, pues, no solamente es un sitio turístico, que atrae muchísima gente de todo el mundo, sino también por la fecha, que lo hizo  más propicio para unas vacaciones.

Gentes de diferentes países, culturas y creencias se encontraron ese día para una cita con su destino kármico: la muerte para una gran mayoría y para aquellos que quedaron vivos, un nuevo renacer.

 

 

                                                                                                                                                                                                               

 

Karma de Agresión: Está ligado a los signos Zodiacales Cardinales: Aries-Libra, Cáncer-Capricornio y también a los planetas Marte y Plutón.  Abarca toda clase de agresividad ejercida sobre otros, bien sea sexual, racial, tiranía o violencia familiar.

Determinar bien los planetas y aspectos que los mismos hacen en estos  signos cardinales es muy importante, pues nos indican la mala energía bloqueada por donde se dá y cómo debemos trabajarla y liberarla.  El respeto a la condición humana es importante.

Karma de Posesión: Lo establecen los signos fijos, Tauro – Escorpión, Leo y Acuario como también los planetas Venus y Neptuno.  Este karma se puede dar tanto por posesividad sobre las personas o las cosas. Y, dependiendo de los aspectos desfavorables que se hagan entre planetas en estos signos, nos indicará  por donde trabajar y liberar las energías bloqueadas, aprendiendo el respeto a la libertad de las personas y el desprendimiento de las cosas materiales.

Karma de Ignorancia: Esta representado en los Signos Mutables: Géminis-Sagitario y Virgo-Piscis como también por los planetas Urano y Mercurio.  Corresponde al Karma de comunicación por el mal uso de la palabra o la escritura y al karma del conocimiento con fines egoístas y para beneficio exclusivamente personal.  Trasmitir el conocimiento es importante, más aún cuando el mismo ayuda a otros, no solamente a salir de la ignorancia sino también a su desarrollo y crecimiento personal.  No debemos morir con lo que sabemos, debemos morir habiendo trasmitido nuestros conocimientos, pues es la mejor manera de que nuestra obra perdure.

Relaciones Kármicas:  Pamela Kribbe nos habla sobre estas relaciones.  Generalmente son relaciones entre personas que se han conocido en vidas pasadas y que han experimentado emociones intensas el uno para con el otro.  Son personas que nos llegan por destino, encuentro en el cual juegan un papel importante Saturno –El Señor del Karma – los Nodos Lunares y también la Luna Negra.

Al comienzo de la relación la atracción es bastante alta y sienten un impulso apremiante de estar el uno junto al otro.  Después de un tiempo todos los asuntos irresueltos de pasadas reencarnaciones empiezan a aparecer, logrando envolver a la pareja en una rol emocional bastante fuerte y generalmente destructivo.

Lo que se pretende en este encuentro de parejas kármicas, es darles una nueva oportunidad para que manejen de una manera más iluminada y consiente la relación.

Concretamente Pamela Kribbe nos dice:

Pueden reconocer un encuentro kármico por el hecho de que ustedes inmediatamente sienten a la otra persona extrañamente familiar. Con mucha frecuencia también existe una atracción mutua, algo apremiante ‘en el aire’, que los impulsa a estar juntos y a descubrirse. Si se dá la oportunidad, esta fuerte atracción puede llegar a convertirse en una relación de amor o en una agobiante ‘pasión’. Las emociones que experimentan pueden ser tan abrumadoras que ustedes piensan que han encontrado a su alma gemela. Sin embargo, las cosas no son como parecen. Siempre habrá problemas en este tipo de relaciones, que tarde o temprano emergerán. A menudo, las parejas terminan involucrándose en un conflicto psicológico que tiene poder, control y dependencia como ingredientes principales. Por esto ellos repiten una tragedia que su subconsciente reconoce de una vida anterior.

                                              

                                     

                                                                         

 

En una vida pasada ellos podrían haber sido amantes, padre e hijo, jefe y subordinado, u otro tipo de relación. Pero ellos siempre han tocado un profundo dolor interno en el otro, por actos de infidelidad, abuso de poder o, por otro lado, también un fuerte cariño. Ha habido un profundo encuentro emocional entre ellos el cual ha dejado profundas cicatrices y trauma emocional. Es por esto que las fuerzas de atracción así como también la repulsión pueden ser tan violentas cuando ellos se encuentran otra vez en una nueva encarnación.

La invitación espiritual a todas las almas que están energéticamente enredadas de este modo es dejar ir al otro y volverse una ‘entidad en sí misma’, libre e independiente. Las relaciones kármicas como han sido mencionadas aquí casi nunca son relaciones de larga duración, estables, amorosas. Son relaciones destructivas más que sanadoras. Muy frecuentemente, el propósito básico del encuentro es lograr soltarse uno del otro. Esto es algo que podría no haberse hecho en una o más vidas pasadas, pero ahora hay otra oportunidad para liberarse uno al otro en amor.

Si ustedes se hallan en una relación que está caracterizada por emociones intensas, que evoca mucho dolor y aflicción pero de la cual no pueden escaparse, por favor dense cuenta de que nada los obliga a estar con la otra persona. Además, comprendan que esas intensas emociones a menudo están más relacionadas con un dolor profundo que con amor mutuo. La energía del amor es esencialmente calma y pacífica, alegre e inspirante. No es opresiva, agotadora y trágica. Si una relación adquiere este rasgo, es tiempo de soltar más bien que de ‘trabajar en ella’ otra vez. (la negrilla es mía).

A veces, ustedes se convencen a ustedes mismos de que tienen que estar juntos porque ‘comparten karma’ y tienen que ‘salir bien de esto juntos’. Ustedes imaginan la ‘naturaleza del karma’ como un argumento para prolongar la relación, mientras que ambos siguen sufriendo inmensamente. En realidad, aquí están tergiversando el concepto de karma. Ustedes no solucionan juntos el karma: el karma es una cosa individual. El karma implicado en relaciones tales como la mencionada anteriormente a menudo requiere que ustedes liberen completamente, que ustedes se retiren de tal relación para poder experimentar que son una totalidad en sí mismo. Nuevamente, resolver karma es algo que ustedes hacen por su propia cuenta. Otra persona puede tocar o disparar algo dentro de ustedes que crea mucho drama entre ustedes. Pero sigue siendo su exclusiva tarea y desafío tratar con su propia herida interior, no con los problemas de la otra persona. Ustedes solamente tienen responsabilidad por ustedes mismos.

Es importante comprender esto porque es una de las principales trampas en las relaciones. Ustedes no son responsables de su pareja y él/ella no es responsable de ustedes. La solución a sus problemas no yace en el comportamiento de la otra persona. A veces están tan conectados al niño interior de su pareja, la parte emocionalmente herida dentro de él/ella, que sienten que ustedes son aquel que lo va a ‘salvar’. O su pareja puede estar tratando de hacer lo mismo con ustedes. Pero esto no va a funcionar. Ustedes estarán reforzando emociones de impotencia y de victimización en la otra persona, mientras que finalmente sería más provechoso si trazasen la línea y se apoyasen a sí mismo. Es su destino ser capaces de sentirse total y completo, enteramente por cuenta propia. Esa es la condición más importante para una relación verdaderamente satisfactoria.

  

Para todos aquellos que nacieron sin planetas retrógrados y que en la actualidad ninguno de esos planetas ha empezado una moción retrograda (Karma de Suspensión, lo cual vemos a través del estudio de nuestra cartas natales progresadas),  quiero también decirles  que deben revisar muy bien su Karma, no solo por sus respectivas casas 12, la casa del Karma por excelencia, la casa 4, de la familia que es también considerada casa del karma y de la casa 8, la casa de la vida y de la muerte, como también la casa de las grandes transformaciones.  Si hemos vuelto a reencarnar es porque tenemos alguna deuda por saldar.

También debemos revisar la posición de Saturno, El Señor de Karma, pues en la casa y signo donde esté localizado, está EL KARMA que hemos venido a liberar, no importa, cuanto más Karma traigamos.

Plutón, es igualmente un indicador kármico, pues su posición nos determina las grandes crisis que hemos de vivir, que se realizan a través del proceso plutoniano de: Destrucción, Muerte, Renacimiento y Transformación.

 

Por último, ya para terminar esta parte, hay otro Regente  Kármico, muy importante para cada uno de nosotros y es el planeta que rige el signo donde tengamos nuestro Nodo Lunar Norte. Los Nodos son el eje kármico en  Astrología.  Si tenemos, por decir, nuestro Nodo Norte en Acuario, debemos estudiar la posición de Urano en nuestra rueda natal.  Este Regente Kármico, muy personal para cada uno de nosotros, nos señala el puente o camino que nos conduce a la liberación kármica en esta aventura que llamamos VIDA.  Él nos guía  el camino que nos ha de conducir a nuestra compensación de las deudas del pasado.  Es el Faro de Luz que nos puede sacar de la oscuridad.

Es muy importante diferenciar entre “la intención con la cual entramos a una relación”.  Puede ser la mejor de todas. Una maravillosa relación la que  hemos empezado.  Pero el Karma o el Dharma se califican en función de los resultados.  Excelente, Bueno, Regular o Desastroso?  Si perdemos el curso debemos repetirlo.

Pero la experiencia vivida, no se pierde.  También nos abona el camino para la(s) siguiente(s) reencarnación(es).

 

Los invito entonces, a que hagamos un maravilloso viaje a nuestro ser interno. Descubramos que significa o ha significado en nuestras vidas, esa posición de Planetas Retrógrados en nuestro Mapa Natal y comparando la misma posición de ellos en la Carta Secundaria Progresada lograr darnos cuenta que pasó con nosotros en esa época cuando esos mismos planetas cambiaron de moción: de directa a retrograda o viceversa.  Verán todo lo que comprenderemos de nosotros mismos.

                                                            

                                   Cuadro pintado por Manuela Granados-Tobón en Miami, 2011.

    

Hay una frase de Gautama Buda que dice:

Quieres conocer tus vidas pasadas?  Mira tu vida presente.

Quieres conocer tus vidas futuras?  Mira tu vida presente.

 

Cosechamos lo que sembramos.   Aquel que siembra rayos, cosecha tempestades.                                                     

No te sientas derrotado ni atemorizado, si tienes muchos planetas retrógrados.  Identifícalos, que la astrología nos da las herramientas necesarias para orientar nuestra vida. Tomemos conciencia que es el inicio a ese nuevo despertar.  Cuando logramos hacerlo, se ha demostrado que estas  personas adquieren gran maestría de la vida, otorgada siempre por la experiencia y las lecciones aprendidas.

 

Fuente:   www.metirta.com

               Astro-Campus tu Hemeroteca on line de Astrologia

               Blog de Soleika  Llop

               www.bibliotecapleyades.net

               www.senderosdeluz.com

 

Visitas: 166

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrología culta y erudita para añadir comentarios!

Participar en Astrología culta y erudita

Comentario por Wilson Roman el septiembre 16, 2013 a las 7:16pm

Buen trabajo Isabel

saludos.

Comentario por cristina el septiembre 16, 2013 a las 6:05pm

gracias isabel...eso es lo que trato de hacer....

Comentario por Isabel Mejia el septiembre 15, 2013 a las 8:28am

Hola Cristina, Maximiliano, Cesar y Jhonatan:   Gracias por leer el articulo.  Ya acabo de publicar la segunda parte.

Para ti Cristina:  Saturno Retrogrado no es facil de vivir, pero te lleva a la maestria si lo manejas tomando conciencia de las ensenanzas que debes aprender.  Es un Maestro duro, rigido, pero una Gran Maestro en nuestras vidas.

A medida que vamos elevando el nivel de conciencia y llegando a la union  con nuestro Ser Interno, vamos superando el atraer o buscar relaciones tortuosas y van llegando personas de nuestro propio nivel.

Comentario por Jhonatan Delgado el septiembre 15, 2013 a las 1:58am

Buen aporte gracias  por compartirlo con nosotros.

Comentario por Cesar Augusto Tiebach el septiembre 14, 2013 a las 7:16pm

Buena informacion Isabel.

Comentario por cristina el septiembre 13, 2013 a las 8:03pm

me encanto ...super interesante....me he dado cuenta que solo he tenido relaciones karmicas....donde ha habido mucha atraccion y han sido un poco tortuosas....tengo saturno retrogrado en capricornio en casa 5....y lo siento bastante....gracias por tu informacion....exelente....

Comentario por Maximiliano Varoni el septiembre 13, 2013 a las 2:54pm

Veo que es un buen trabajo Isabel Mejia , la parte karmatica es importante para los estudios.

Reciba un saludo desde puerto rico.

© 2022   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio