SETENARIO UN TEXTO NECESARIO PARA ENTENDER LA OBRA DE ALFONSO X EL SABIO

Dentro de las obras de Alfonso X el Sabio, el Setenario, sería la clave para entender el verdadero interés que movió esta ingente obra en el siglo XIII, que es considerado el renacimiento hispánico, a diferencia de lo que ocurre en occidente desde la ilustración, la sabiduría dominante que era la astrología y con ella el modelo clásico había adaptado por completo a la religión cristiana.

Como muestra pondré un capitulo:

Commo Tolomeo habla allamienie en ffeeho de
astrología, así hiizo San Juan en las propriedades de Dios.


Tolorneo ffué vno de los grandes philosofos que nunca ovo en
la arte de astrología; ca éste ffabló más alto en fecho de los cielos
el de las estrellas que otro que flué. Et departió más de cosas en 15
ffecho de las planetas e de los ssignos que otro; ca ffuó omne que
entendió e pnnnó en saber más las paridades de los cielos.
El aquella carrera misma tovo Sant Johán euangelista entre los
apóstoles e los otros ssantos ; ca así cornrno Tolomeo ssiguió la
manera de las crencias antiguas que creyen las gentes, assí Sant 
Johán ssiguió otrosí las maneras de las crencias nueuas de Ihesu
Cristo. Et sopo tanto de las paridades que uvo de Ilazer libro, que
llaman Apocalipsis, que quier dezir en griego visiones marauillosas
de los secretos de Dios. E este libro es partido por cuento de
siete e de doze, en que mostró el cuento derecho de las siete planetas

uerdaderas e de los doze signos.  Et dixo que en vna de
aquellas visiones que viera en el cielo ssennal grande marauillosa
de vna mugier que está vestida del ssol e que tiene la luna sso ssus
pies, que sse entiende por el mundo, que non está en vn estado,
que ssienpre crece e descrece ; e la corona que teníe en la cabeca 30
de las doze estrellas da a entender por los doze apóstoles, que

establecieron e ordenaron la ley de Ihesu Cristo, del qual ella fi'l.Ié

coronada.
Onde las siete planetas, de las quales ffué primeramiente aute
Saturno, sse entiende por Dios Padre, que está en el más alto vielo.
 Et aquél es llamado con derecho vieio porque nunca ouo comieuvo
ssegunt dixo Ezechiel propheta, que viera el antigo de días, cuyo 
annos non podrían ssel' contados. Et Ssant Iohán dixo otrossí en
el Apocalipsi que viera en el cielo Dios sseyendo en ssu ssiella
e auye la caheca más blanca que la nieue. La ssegunda planeta,
 que llaman Jupiter, ssigniffica a Nuestro Ssennor Ihesu Cristo, qUe
ffué derechero e justiciero e leal dador de paz et uerdadero en todos
ssus ffechos et amador de todo bien. La tercera planeta, que llaman
Mars, ésta sse entiende por el Spíritu Ssanto ; que es toelo bueno a
sserneiante del ffuego que ssale del Padre e elel Ffijo e enciendo las

voluntades de los omnes en amor de Dios e de las cosas que sson
derechas de amar. Et éste uence ssienpre los enemigos assí comma
los diablos e el mundo, e amollece los coracones de los omnes
ffuertes e duros, ssacándolos de la mala crencia e partiéndolos de
las malas obras. La quarta planeta, que es el ssol, que es noble
así commo el poder de Dios; que alunbra e esclarece las cosas
queriendo que ssea cada vna segunt deue, bien commo el sol ha
poder de ordenar ssegunt ssu natura las cosas que nascen de la
tierra. La v: planeta es Venus; que así commo ésta da uolunta,
des de sabiduría de amor, assí el saber ele Ihesu Cristo mostró
 muchas carreras por do ssopiesen a Dios connoscer e amar e temer
por que amánelol uerdaderarniente, él los ouyese a amar. La ssest~
planeta, a que llaman Mercurio, sse entiende por el querer de la
buena uoluntad de Dios en tornar a auer mercet a aquellos que
merecen pena. E ffaz otrosí que las cosas ascondidas que non sabe
 ninguno ssean maniffiestas e rreciban por ellas escarmiento los
que las ffazen. La vii" planeta es la luna, que sse entiende por las
obras de Dios que naseen del ssu poder e ssaber e querer; ca bien

asi commo la luna es más cerca de nos que las otras planetas, assí

las obras de Dios andan cada día entre nos. Et ssegunt la luna obra
las aguas e en las tierras e en las otras cosas que sson de ssu
:atura e ssobre que ha vertud, ssegunt las halla. apareiadas, et
otl'ossí obra en los omnes ssegunt halla enderecarniento o mengua 5
en las uoluntaeles dellos. Onde éstas sson las vii planetas uerdaderas,
que muestran vii virtudes por que es hecho el mundo e
mantenido.

Como se puede apreciar el modelo cristiano y el astrológico actúan en paridad y se tomo como referente de esta paridad a Tolomeo, así posteriormente podemos encontrar grabados como este, donde se establece la plena concordancia entre la verdad astrológica y la cristiana, reconociendo así que el orden natural es la referencia para el orden humano, que estamos imbricados con él y es mas perfecto.

Un saludo

Visitas: 481

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrología culta y erudita para añadir comentarios!

Participar en Astrología culta y erudita

Comentario por Mario Balagué Cardús el junio 11, 2013 a las 1:59pm

Dato, supongo que el grafista se equivocó al contar los cielos, ya que salta del primero al tercero omitiendo el segundo. Cosa que en los de Alfonso X no sucede. Estos jesuitas....

Comentario por Mario Balagué Cardús el junio 11, 2013 a las 1:56pm

Como uno de los detalles curiosos, el orden descendiente de los planeta de Saturno a la Luna contrapuesto al orden ascendiente de los cielos de la Luna a Saturno, mas la "ochaua esfera" la de las estrellas.

Haciendo paralelismos con la Biblia, veríamos la escalera de Jacob, por ejemplo. O, cabalísticamente. los trayectos ascendente y descendente de la Shekinah en el Árbol.

Estamos en el S.XIV y la visión simbólica de la astrología vive plenamente en la interpretación mística del Apocalipsis. Una semblanza, muy oportuna, entre la palabra revelada y la razón encumbrada a ella hasta hacer coincidir las dos.

Curiosamente también, San Juan, el solsticio de verano (H.N.), hace de puente católico entre los Cielos, y planetas exteriores, y la Tierra, y los planetas interiores. El Sol cómo bisagra, o rellano central, Tipheret, tanto en el Árbol cómo en los cielos y planetas.

"el ssol, que es noble
así commo el poder de Dios; que alunbra e esclarece las cosas
queriendo que ssea cada vna segunt deue, bien commo el sol ha
poder de ordenar ssegunt ssu natura las cosas que nascen de la
tierra"

© 2022   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio