Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

Supongamos que la duración de la vida humana era sólo un año y, por lo tanto, nadie debería lograr ser testigo de una revolución completa de Marte a través del zodíaco. Como sucede hoy en día en relación con los planetoides más distantes del Sistema Solar, esto nos inquietaría para, finalmente, lo preguntarlo:

¿Quién es Marte a los horizontes de la tierra?

Cinco mil años, por lo tanto no más de unas horas en cronometraje astronómico. Entonces, en un planeta rojo tambaleante, pero insistente, aparecieron deificados en el cielo

Harmakhis, Har-décher, Si-mu-ud, Ma’addin, Nergal, Zalbatanu, Pahlavani Siphir, Angaraka, Mangala, Lohitanga, Young-hono, Teh’i-Sing, Huoxing, Pifoedus, Ares, Marte, Maunu-‘ura, Merrikh, Týr, Angkarn, Bahram, Ch’ak-Ah, Aucayoc o Ankayoj.

Si no hubiera conocimientos heredados sobre Marte, respirando en ella y inspirados por la inteligencia suprema, llegaríamos a ver, grabar, entender y transmitir ocasiones sucesivas de su fortalecimiento astrológico, especialmente sus conjunciones con las lumbreras mayores del cielo o con las cuatro direcciones de la gran cruz que entroniza la fuente de esa inspiración y la difunde para todos los horizontes. En un día siguiente, los primeros testimonios se convertirían en un testamento. Y entre los testamentos posibles, yo testifico, entonces, tres momentos anuales cuando la luz de la Estrella Polar y la variación cíclica de la luz del sol nos demarcan arcos especialmente sensibles de la rueda zodiacal. Hay tres etapas zodiacales que refuerzan cualquier planeta que las transitan. En ellas, también Marte, aquel planeta desconocido se convierte en mucho más aprehensible, y más rápidamente.

En primer lugar, me di cuenta de la fuerza de los últimos cinco grados de Géminis, que son grados pre-solsticiales. Y creyendo que el meridiano de la Estrella Polar se puso en el 28° de Géminis, como erróneamente nos dicen los libros, fue a esa estrella que yo asigné erróneamente la importancia de esos grados. Sí, en las cercanías de este grado, todos los planetas también se fortalecen cada vez que transitan allí. Pero la causa de este refuerzo no es la estrella polar. Si la estrella no está allí, entonces la importancia de esos grados se debe por el apogeo de la luz solar en la mitad boreal del cielo, la que atrae el sol y lo dirige a la estrella Vega.

Debido a que la Estrella Polar no se encuentra precisamente en el polo celeste, a pesar de ser la más cercana, adquiere relevancia la reunión entre la eclíptica y el meridiano que la aloja, en la bóveda celeste norte. Desde el punto vernal, cada uno de los doce signos ocupa dos horas a un total de veinte y cuatro horas siderales.

 

0h-2h=Aries  2h-4h=Touro 4h-6h=Gêmeos

La mera ubicación de la estrella polar en cuanto a la ascensión recta, dicha en Tiempo Sideral, 02ʰ 31ᵐ 48.7ˢ, ya nos asegura que su posición no puede ser en el final del tercer signo del zodíaco, porque esta región a mediados del segundo signo zodiacal, ya coincide a la tercera hora sideral (3 h.s.= 15°Tr; 4 h. s.=0°Gm). Las efemérides astronómicas del IMCCE informan que la longitud correspondiente a ese tiempo sideral es 10° 21'54 "en el signo de Tauro. GUARDÁ-LO, POR LO TANTO, GRABADO EN ORO QUE CUALQUIER PLANETA EN EL MERIDIANO DE LA ESTRELLA POLAR, 10 ° Tr, ES DOMINANTE EN EL CARÁCTER Y EN EL DESTINO DE LAS PERSONAS Y EVENTOS. En el meridiano que alberga la estrella polar (10° Tr) todos los cuerpos celestes se sientan en el trono del cielo. La Estrella Polar concentra y difunde, imperiosamente, la autoridad astrológica del planeta, mientras parece que el centro galáctico sagitario A dificulta la misma autoridad planetaria.

De mis viejas lecturas de simbolismo en René Guénon, cada año recuerdo la profundidad oscura, donde está casi cerrada la luz declinante pre - solsticial. Entonces, al final nocturno del otoño boreal, como en un pozo, la duración del día se minimiza y, como todavía no es invierno, es completamente inútil cualquier esperanza de un crecimiento de la luz. Así que a lo grandilocuente apocalipsis maya posmoderno, no había la necesidad de haber añadido un centro galáctico absorbente para la apoteosis de la oscuridad abismal, señalizada en los últimos cinco grados de Sagitario. Estoy seguro de la oscuridad nefasta de los últimos grados de Sagitario, a la cual parece haber sido añadida la característica aún más nefasta del centro de la galaxia Sagitario A. Nada sin embargo sé con total certeza. Si diseño Sagitario A es principalmente como refuerzo didáctico de esa oscuridad. Recuerden, también, que los últimos cinco grados luminosos pre-solsticiales, en Géminis, no necesitan una presencia polar falsa para ser de oro en la luz.

Así que, gracias a lo inteligente rastro de la revolución solar geocéntrica y aparente y gracias a la sumisión cósmica ordenados por la estrella polar, al igual que cualquier otro planeta, Marte podría también ser identificado en estos tramos de la rueda zodiacal:

Si la estrella polar se había localizado exactamente en el polo norte celeste, entonces sería la semilla que puede ser extendida por todos los meridianos y, como el más grande de los árboles, iría contener el valor astrológico de la eclíptica completa, excepto el valor astrológico del polo opositor. Pero no es irreal la perspectiva de la inclusión de ambos polos en un único punto coincidente en una escala planetaria. Y, sin embargo, el polo norte, si no mejor, es simbólicamente importante en relación con el polo sur. Así, también, el mismo planeta en el afelio es mejor que él mismo, cuando está en el perihelio, por lo menos aquellos planetas que no se limitan a regir exclusivamente las fuerzas naturales.

LOS MOMENTOS ORBITAIS CARDINAIS

Además del trono celeste (Polaris) y las estaciones solsticiales ser accesibles a todos los planetas, también al igual que con todos los cuerpos del sistema solar, en su órbita Marte experimenta cuatro momentos particulares importantes cuando se hace mucho más fuerte. Estos momentos suceden cuando, si lejos, el planeta comienza a acercarse (afelio) o, si cerca, comienza a alejarse (perihelio) del Sol. Y, aún, cuando se cruza la eclíptica, o para irse al lado hemisférico donde el sol persigue a la estrella Vega y donde también acercase a la estrella polar (nodo planetario ascendente), o para irse al hemisferio opuesto (nodo planetario descendente). Al experimentar estos cuatro momentos orbitales de fortalecimiento de su regencia astrológica, el planeta impregna a cuatro grados zodiacales de la eclíptica correspondientes a ellos, con su presencia virtual sutil, pero total. Y esta presencia se actualizará cuando cualquier factor astrológico se relaciona a los respectivos grados zodiacales. Así, el mensaje astrológico de cualquier planeta, desconocido o tradicional, siempre será entregado por el propio planeta cuando este transita a través de estas sus situaciones orbitales relevantes (Momentos Orbitales Cardinales) u por otros planetas o indicadores astrológicos que se unen a su presencia sutil y fuerte, simultáneamente inmortalizada en estos cuatro momentos cardenales de su órbita. Sólo secundariamente, la elocuencia de los planetas trabajará en sus aspectos astrológicos o en su domificación.

Al igual que Marte, cada cuerpo celeste del Sistema Solar tiene cuatro momentos orbitales que lo hacen llegar a ser muy poderoso.

Cuando se los investiga y se alerta de su tránsito por el trono celeste (Polaris) y por las dos estaciones solsticiales de Cáncer y Capricornio, entonces, se tiene siete puntos de apoyo para comprender cualquier cuerpo celeste del Sistema Solar.

Exclusivamente en las órbitas de los planetas y asteroides cercanos a la Tierra, los cuatro momentos orbitales (afelio, perihelio y nodos ascendente y descendente) se duplican para incluir sus posiciones también geocéntricas, mucho más efímeras y más privadas que las posiciones heliocéntricas.

El valor de astrológica Marte será elocuente cada vez que balizas astrológicas, o él mismo, transitaren heliocéntricamente o geocéntricamente en al menos una de sus posiciones entre sus ocho Momentos orbitales Cardinales. Ocho y no sólo cuatro, debido a que en las órbitas de los planetas muy cerca de la Tierra, las posiciones geocéntricas difieren de las posiciones heliocéntricas, por su extrema movilidad en la eclíptica. Para planetas muy lejanos, la variación orbital geocéntrica de estos momentos heliocéntricos tiende a ser insignificantes.

MARTE coraje, valor o valentía, deseo, laboriosidad, entusiasmo, fuego, fiebre, calor

p. 1.8808476 año

06°afelio/perihelio

 19°N.asc/N.dsc

helioc.

Vr

helioc.

Ps

helioc.

Tr

Helioc.

Sc

 

Si la observación astronómica precede a la interpretación astrológica, muy probablemente los conceptos astrológicos de DOMICILIOEXILIOEXALTACIÓN y CAÍDA nunca fueron la consiguiente aplicación de la comprensión astrológica de un planeta ya descifrado, pero, sí, la herramienta astronómica que sigue permitiendo la revelación astrológica de cualquier planeta. Ahora, yo creo que esta antigua herramienta está siendo restaurada en la teoría que yo llamo Momentos Orbitales Cardinales, porque en ella, cuando está parado y tiene a su brillo protegido de las amenazas (afelio), un planeta encontró a su casa y cuando inquieto y totalmente expuesto se encuentra en el exilio. El brillo más intenso lo expone rápidamente y la prudente discreción protege su integridad en la inmovilidad. Además de posicionarse en estas dos situaciones orbitales opuestas en sus propios ejes de ápsides (afelio y perihelio), los planetas también señalan otro eje, el nodal cuyos extremos señalan, también en la eclíptica, los grados zodiacales donde se cruza el camino dorado del sol, o rumbeando hacia el norte de la bóveda celeste, que atrae el sol hacia Vega (nodo ascendente) o hacia la bóveda celeste del sur, que es el hogar de centro galáctico que el sol rechaza (nodo descendente).

Si el crismón “XP”, en el arte cristiano, representa a Jesús como el sol de la justicia, calentando e iluminando los santos para que sepan “la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo” (Efesios 3, 17-19), también puede ser la expresión planetaria inteligible, cíclicamente actualizada por la órbita viva de cada cuerpo celeste del Sistema Solar en el espacio cósmico. Cuando protagonizan sus actitudes más importantes, casi todos los planetas dibujan una cruz, generalmente en forma de X, como en la cruz  de San Andrés; señalan a cuatro direcciones en dos planos; y, rara vez tienen sus cuatro Momentos Orbitales Cardinales atendiendo solamente a las dos direcciones de un solo eje, en un único plan, sin conformar una clara Cruz. Y la secuencia con que se suceden los Momentos Orbitales Cardinales no siempre es idéntica en todas las órbitas planetarias.

Lo poco que me atrevo a acrecentar es que cuando se trata de las órbitas de los planetas exteriores, es más fácil verificar los beneficios de los afelios y los daños de los perihelios, sobre todo cuando impactan en el mundo de la cultura, pero no tanto en ambientes naturales. Cuando se trata de las órbitas de los planetas interiores, Mercurio y Venus, soy más reticente a aceptar que el perihelio es el peor y el afelio, el más beneficioso. ¿Es porque el afelio en cada órbita de estos dos planetas interiores es sureño y el perihelio, nortense? No sé nada. ¿Y por qué el hemisferio boreal del cielo de la Tierra, es lo más fundamental en la meditación astrológica acerca de las estaciones del Sol? ¿Es porque el afelio de la tierra es nortense? ¿O es sólo porque Vega y Polaris son nortenses? No sé nada.

Lo importante es recordar, siempre, que cada planeta tiene cuatro momentos orbitales importantes y particulares (afelio, perihelio y nodos ascendente y descendente) que identifican sus acciones celestiales. Este ensayo tiene como objetivo ilustrar la eficacia del método de estos Momentos Orbitales Cardinales en la certificación de los atributos astrológicos de un planeta ya conocido. Pero, antes, si no supiéramos nada sobre el valor astrológico de Marte, y nada al respeto de su órbita, íbamos empezar a abordarlo, encontrándolo en aquellas tres direcciones antes mencionadas. (10° Tr; 25°Gm - 00° Cn; 25°Sg - 00° Cp y 26° Sg). Entonces, ya podríamos llegar a conocerlo. (Voy a publicar ejemplos de eficiencia celeste que se produce cuando los planetas ocupan estas tres posiciones, por ejemplo, recientemente, la llegada de Marte al meridiano de la estrella polar, cuando vio la guerra en Yemen)

Finalmente, a continuación (Parte II), empiezo a demostrar el valor de esta teoría de los Momentos Orbitales Cardinales, para confirmar los atributos astrológicos heredados sobre el significado de un planeta. Ahora, responderemos si los astrólogos antiguos nos enseñaron correctamente sobre un planeta tradicional bien conocido, Marte. Incluso si no hubiéramos heredado el simbolismo astrológico de este planeta familiar o si su transmisión fue interrumpida después de una catástrofe, el valor astrológico de Marte podría comenzar a entenderse aquí, en este texto simple y básico, simplemente porque él es referido a su afelio y perihelio y a sus nodos, ascendente y descendente.

Visitas: 53

Responde a esto

© 2017   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio