Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

EL CAPÍTULO SOBRE EL TASYĪR EN AL-BĀRI, DE IBN ABĪ-L-RIŶĀL Y SU TRADUCCIÓN ALFONSÍ 1 POR Montse Díaz-Fajardo Universitat de Barcelona

EL CAPÍTULO SOBRE EL TASYĪR EN AL-BĀRI,

DE IBN ABĪ-L-RIŶĀL Y SU TRADUCCIÓN ALFONSÍ 1

THE CHAPTER ON TASYĪR IN IBN ABĪ L-RIJĀL’S BOOK

AL-BĀRI, AND ITS CASTILIAN TRANSLATION

Montse Díaz-Fajardo

Universitat de Barcelona

El tasyīr o «prorrogación» es un procedimiento

astrológico por el que se hace avanzar

de forma imaginaria un indicador para conocer

las influencias celestes. El tasyīr fue una

de las herramientas fundamentales del astrólogo

en el levantamiento de un horóscopo.

Este artículo analiza la información que contiene

el capítulo “Sobre el tasyīr” de la obra

al-Bāri‘ de Ibn Abī-l-Riŷāl (siglo XI): los

métodos, las técnicas y los recursos que utilizaba.

Su estudio nosχ muestra las vías por

las que la ciencia se transmitía, el modo en

el que el astrólogo elaboraba su obra, la importancia

del al-Bāri‘ como introductor en

el Magreb y en la Europa medieval de fuentes

y conocimientos nuevos importados de

Oriente y la vigencia de su astrología hasta

el siglo XV. El cotejo del capítulo mencionado

con su traducción castellana nos da pruebas

de la forma de trabajar de los traductores

de Alfonso X.

Palabras clave: prorrogación; Ibn Abī-l-

Riŷāl; Alfonso X; astrología.

Tasyīr or “prorogation”, is an astrological

procedure with which the astrologer moves,

in an imaginary way, an indicator in order to

determine the celestial influences. Tasyīr was

one of the astrologer’s fundamental tools for

the casting of a horoscope. This paper analyzes

the information in the chapter on Tasyīr

in Ibn Abī l-Rijāl’s (11th century) book al-

Bāri‘, concerning the methods, the techniques

and the resources used. Its study highlights

the channels through which science

was transmitted and the ways in which the

astrologer wrote his work using other sources,

and stresses the importance of al-Bāri‘

in introducing new astrological knowledge

from the East into the Maghrib and medieval

Europe (knowledge that was used until the

fifteenth century). The comparison of the

chapter with its Castilian translation provides

evidence of the procedures used by the translators

of Alfonso X.

Key words: Prorogation; Ibn Abī l-Rijāl; Alfonso

X; Astrology.

1 Este trabajo se inscribe en el proyecto de investigación “La evolución de la ciencia

en la sociedad de al-Andalus desde la Alta Edad Media al pre-Renacimiento y su

repercusión en las culturas europeas y árabes (siglos X-XV)”, del Ministerio de Ciencia

e Innovación (FFI 2008-00234FILO).

334 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

0. Introducción

0.1. Al-Bāri‘ de Ibn Abī-l-Riŷāl y el capítulo sobre el tasyīr

El libro al-Bāri‘ fī ahkām al-nuŷūm wa-l-tawāli‘ (El destacado en

los juicios de los astros y los horóscopos), generalmente conocido

por al-Bāri‘ fī ahkām al-nuŷūm, contiene un capítulo que trata sobre

la técnica astrológica llamada tasyīr. El capítulo se titula Fī-l-tasyīr

(“Sobre el tasyīr”), se encuentra en la parte IV y ocupa entre nueve

y dieciséis páginas dependiendo de los manuscritos. Su autor, Abū-l-

Hasan ‘Alī b. Abī-l-Riŷāl 2 (Tiaret, c. 965-1050) ejerció la astrología

en Qayrawān en la corte de la dinastía zīrī. Es conocida la gran difusión

que tuvo al-Bāri‘ en el mundo árabe y en la Europa medieval.

He estructurado la información que da Ibn Abī-l-Riŷāl sobre el

tasyīr, en el capítulo mencionado, en cinco secciones: 1. Indicadores;

2. Métodos de tasyīr; 3. Técnicas para el tasyīr; 4. Colección de

pronósticos astrológicos y 5. Fuentes citadas por Ibn Abī-l-Riŷāl.

Cada una de ellas contiene un apartado llamado “Traducción alfonsí”

en el que se comentan los aspectos más significativos que ofrece el

cotejo del original árabe con su traducción castellana. En cada sección

he indicado el fragmento que se estudia con el número de página

y línea (separados por dos puntos) del original árabe (según el ms.

S [S]) y de la traducción castellana (El Libro conplido [C]).

El presente trabajo se basa en una edición en la que se utilizan

siete manuscritos 3: ms. Landberg 69, Auftragsnummer 158, Staatsbi-

2 Pingree, D., “Ibn Abī l-Ridjāl, Abū l-Hasan ‘Alī, al-Shaybānī al-Kātib al-Maghribī

al-Kayrawānī”, EI2, III, 709-710; Hilty, G., “El Libro Conplido en los Iudizios de las

Estrellas”, Al-Andalus, XX, (1955), 62-70; Hilty, G., El Libro Conplido en los Iudizios

de las Estrellas. Partes 6 a 8, Zaragoza, 2005, XIII-XV; Samsó, J., “La Urŷūza de

Ibn Abī l-Riŷāl y su comentario por Ibn Qunfuḏ: astrología e historia en el Magrib en

los siglos XI y XIV (I)”, Al-Qantara, XXX, 1 (2009), 7-39; Vernet, J., “Tradición e

innovación en la ciencia medieval”, Estudios sobre Historia de la Ciencia Medieval,

Barcelona-Bellaterra, 1979, 181-184; Sezgin, F., Geschichte des Arabischen Schrifttums

(en adelante GAS), Leiden, 1979, VII, 186-188; Nykl, A.R., “Libro Conplido en los

Juizios de las Estrellas”, Speculum, XXIX, 1 (1954), 85-99; Suter, H., Die Mathematiker

und Astronomen der Araber und ihre Werke, Amsterdam, 1981, 100; Brockelmann,

C., Geschichte der Arabischen Litteratur (en adelante GAL), Weimar, 1898, I, 224 y

Supplementband, Leiden, 1937, I, 401.

3 Durante el mes de agosto de 2007 tuve la oportunidad de leer directamente los

manuscritos H3, H4.0, H4.1 y H4.2 conservados en la Biblioteca al-Hasanīya de Rabat

gracias a una beca concedida por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Agencia Española de Cooperación Internacional (MAEC. AECID). Quiero expresar mi

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 335

bliothek, Berlín = S (capítulo “Sobre el tasyīr”, págs. 228-238);

ms. Add. 23399, The British Library, Londres 4 = B (fols. 158r-163v);

ms. 2590, Bibliothèque Nationale, París 5 = N (fols. 115r-119v);

ms. 3503, Biblioteca al-Hasanīya, Rabat 6 = H3 (fols. 104r-108v);

ms. 4850, Biblioteca al-Hasanīya, Rabat 7 = H4.0 (fols. 94v-98v);

ms. 4851, Biblioteca al-Hasanīya, Rabat 8 = H4.1 (fols. 174 dch-181

izqd) 9; ms. 4852, Biblioteca al-Hasanīya, Rabat 10 = H4.2 (fols. 130r-

134v). En el capítulo “Sobre el tasyīr”, los copistas no realizan errores

significativos que permitan establecer una filiación entre los

manuscritos. De las omisiones que se producen se deduce que los

siete manuscritos son testimonios independientes. S procedería de un

modelo distinto al del resto de manuscritos.

Del original árabe del al-Bāri‘, Joseph Bidez y Franz Cumont 11

reproducen (siguiendo el estudio de M. Victor Stegemann 12) fragmentos

en los que Ibn Abī-l-Riŷāl cita a Zarādušt. M.V. Stegemann

se ha ocupado también de los párrafos del al-Bāri‘ en los que Ibn

Abī-l-Riŷāl menciona a Doroteo de Sidón 13. Charles Burnett, Keiji

Yamamoto y Michio Yano 14 editaron y tradujeron el capítulo 35,

agradecimiento al Director de la Biblioteca al-Hasanīya, dr. Ahmad Šawqī Binbīn, por

haberme permitido consultar los manuscritos, al Subdirector, dr. ‘Abd al-Maŷīd Jiyālī,

al Conservador de los manuscritos, dr. Idrīs y al resto de los responsables y del personal

de la Biblioteca al-Hasanīya por su interés y amabilidad.

4 Sezgin, GAS, VII, 187.

5 Sezgin, GAS, VII, 187; Vajda, G., Index Général des Manuscrits Arabes Musulmans

de la Bibliothèque Nationale de Paris, París, 1953, 287.

6 Jattābī, M.A., Catalogues of the Al-Hassania Library, Rabat, 1983, III, 440-441.

7 Jattābī, Catalogues, III, 440.

8 Jattābī, Catalogues, III, 437-439.

9 La numeración del ms. H4.1 está en el folio de la derecha, es decir en el folio

verso. Lo habitual es que el número del folio aparezca en los manuscritos árabes en el

folio de la izquierda que sería el folio recto. Por este motivo, he escrito fol. dch (folio

derecho) y fol. izqd (folio izquierdo).

10 Jattābī, Catalogues, III, 439.

11 Bidez, J. y Cumont, F., Les Mages Hellénisés: Zoroastre, Ostanès et Hystaspe,

París, 1938. Reimpresión 1975, I, 140-142, II, 233-240.

12 Stegemann, M.V., “Astrologische Zarathustra-Fragmente bei dem arabischen

Astrologen Abū’l-Hasan ‘Alī ibn abī’r-Riǧāl”, Orientalia, VI (1937), 317-336.

13 Stegemann, M.V., “Der griechische Astrologe Dorotheos von Sidon und der

arabische Astrologe Abū’l-Hasan ‘Alī ibn abī’r-Riǧāl genannt Albohazen”, Beiträge

zur Geschichte der Astrologie I, en Quellen und Studien zur Geschichte der Kultur des

Altertums und des Mittelalters, Heidelberg, 1935.

14 Burnett, Ch., Yamamoto, K. y Yano, M., “Al-Kindī on finding buried treasure”,

Arabic Sciences and Philosophy, 7, 1 (1997), 57-90.

336 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

sobre métodos para encontrar tesoros, de Los cuarenta capítulos de

al-Kindī. Este libro se conserva en un único manuscrito de copia

descuidada. La edición correcta del capítulo 35 fue posible gracias a

que Ibn Abī-l-Riŷāl lo insertó en al-Bāri‘. Keiji Yamamoto y Charles

Burnett 15 editaron y tradujeron los capítulos 38-40 de la parte VIII

del al-Bāri‘.

0.1.1. El término tasyīr o prorrogación

Nombre de acción del verbo de la forma segunda sayyara (hacer

marchar, dirigir, propulsar) de la raíz árabe syr. Designa un método

por el que un indicador o elemento celeste significativo para el sujeto

del horóscopo avanza de forma imaginaria a través de un círculo

de la esfera celeste, el ecuador o la eclíptica.

Cuando la prorrogación se realiza sobre el ecuador, el astrólogo

calcula la distancia entre dos indicadores (el segundo, un elemento

maléfico, generalmente) 16 mediante ascensiones rectas, oblicuas o

mixtas. Este tipo de cálculo se suele emplear para averiguar la duración

de la vida del individuo. Era frecuente entre los astrónomos

medievales que sus libros y zīŷes (tablas astronómicas) tuvieran un

capítulo dedicado al cálculo del tasyīr sobre el ecuador 17. Son méto-

15 Burnett, Ch. y Yamamoto, K., Abū Ma‘šar on Historical Astrology, The Book

of Religions and Dynasties (On the Great Conjuctions) (en adelante AMHA), Leiden,

Boston, Colonia, 2000, I, 555-565.

16 El primer indicador llamado al-musayyir (el que avanza) y el segundo indicador,

al-musayyar ilay-hi (hacia el que se avanza). Los dos indicadores se conocen también

por haylāŷ, el primero, y qāti‘ (cortador), el segundo. Los términos haylāŷ y qāti‘ se

utilizan tanto en la prorrogación sobre el ecuador como sobre la eclíptica. De acuerdo con

A. Bausani (Appunti di astronomia e astrologia arabo-islamiche, Venecia, 1977, 211-

212) haylāŷ es un arabismo del pahlavī hilāg de la raíz hil que significa expedir, lanzar.

17 Schirmer, O., “al-Tasyīr”, EI2, X, 393-396; al-Bīrūnī, al-Tafhīm li awāil sināat

al-tanŷīm, ed. facs. y trad. de R. Ramsay Wright, Londres, 1934, 326-327; Calvo, E.,

Abū ‘Alī al-Husayn ibn Bāso (m. 716/1316), Risālat al-safīha al-ŷāmi‘a li-ŷamī al-

urūd (Tratado sobre la lámina general para todas las latitudes), Madrid, 1993, 93

(comentario), 195-197, 202 (traducción), 167-170, 179-181 (texto árabe); Calvo, E.,

“La résolution graphique des questions astrologiques à al-Andalus”, Histoire des Mathématiques

Arabes: Actes du 3me Colloque Maghrébin sur l’Histoire des Mathématiques

Arabes, Tipaza, 1-3 Décembre 1990, Alger, 1998, 31-44; Dorce, C., El Tāŷ al-azyāŷ de

Muhyī al-Dīn al-Magribī, Barcelona, 2002-2003, 72-74; Hogendijk, J.P., “Progressions,

Rays and Houses in Medieval Islamic Astrology: A Mathematical Classification”, trabajo

inédito presentado en el simposio organizado por el Dibner Institute sobre New

Perspectives on Science in Medieval Islam, Cambridge, Mass., del 6 al 8 de noviembre,

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 337

dos que proceden del Tetrabiblos (III, 10) 18 de Ptolomeo (c. 100-c.

175).

Cuando la prorrogación se realiza sobre la eclíptica, el astrólogo

hace avanzar un indicador celeste, mediante una equivalencia entre

grados eclípticos y tiempo, hasta llegar a un grado eclíptico o signo

zodiacal determinado en el que se observarán los elementos celestes

que influirán sobre el individuo. Doroteo de Sidón (fl. siglo I) menciona

este cálculo para el tasyīr en su obra astrológica 19. Las equivalencias

están reguladas por ciclos o periodos de tiempo que aparecen

en numerosas fuentes persas 20. La primera obra que contiene referencias

a estos ciclos es al-Ulūf de Abū Ma‘šar 21 (787-886).

0.2. La traducción castellana del al-Bāri‘

Conocida por El Libro conplido en los iudizios de las estrellas.

Yehudá ben Mošé (fl. Toledo, c. 1205) la llevó a cabo bajo el patrocinio

de Alfonso X. Ha sido editada por Gerold Hilty 22.

1998; Nallino, C.A., Al-Battānī sive Albatenii, Opus Astronomicum, ed., trad. latina y

estudio de al-Zīŷ al-Sābi’ de al-Battānī, Roma, 1899, I, 131-134, 305-317, III, 198-203;

Puig, R., Los Tratados de construcción y uso de la azafea de Azarquiel, Madrid, 1987,

81-86; Samsó, J., “«Al-Bīrūnī» in al-Andalus”, en J. Samsó y J. Casulleras (eds.), From

Baghdad to Barcelona. Studies in the Islamic Exact Sciences in Honour of Prof. Juan

Vernet, Barcelona, 1996, II, 583-612; Viladrich, M. y Martí, R., “Sobre el Libro dell

ataçir de los Libros del saber de astronomía de Alfonso X el Sabio”, Nuevos estudios

sobre astronomía española en el siglo de Alfonso X, Barcelona, 1983, 90-91; Yano, M.

y Viladrich, M., “Tasyīr Computation of Kūshyār ibn Labbān”, Historia Scientiarum,

41, (1991), 1-16.

18 Ed. y trad. de F. E. Robbins, Londres, 1980, 271-307.

19 Pingree, D. (ed. y trad.), Carmen Astrologicum, Leipzig, 1976, IV, 1, p. 90 (texto

árabe), p. 245 (trad.); Pingree, D., “Māshā’Allāh: Some Sasanian and Syriac Sources”,

Essays on Islamic Philosophy and Science, Albany, 1975, 9.

20 Kennedy, E.S., “The World-Year Concept in Islamic Astrology”, en E.S. Kennedy

et al., Studies in the Islamic Exact Sciences (en adelante SIES), Beirut, 1983, 354-359;

Kennedy, E.S. y van der Waerden, B.L., “The World-Year of the Persians”, en SIES,

338-350; Labarta, A. (ed. y trad.), Mūsà ibn Nawbajt, al-Kitāb al-Kāmil, Horóscopos

históricos, Madrid-Bellaterra, 1982; Labarta, A. y Mestres, A., Mūsà ibn Nawbajt, Kitāb

al-azmina wa-l-duhūr, Tratado de astrología mundial, Valencia, 2005.

21 Pingree, D., The Thousands of Abū Ma‘shar, Londres, 1968, 57-68.

22 Las partes I-V en Hilty, G., El Libro conplido en los iudizios de las estrellas,

Madrid, 1954; las partes VI-VIII (la parte VII, perdida en la traducción castellana, a

partir de la traducción portuguesa escrita en caracteres hebraicos) en Hilty, El Libro

Conplido [2005].

338 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo “Sobre el tasyīr” del al-Bāri‘ se titula en la traducción

castellana “El septimo capitulo fabla en el atacyr” 23. Éste ha sido

fragmentado (algo habitual entre los traductores alfonsíes) de la manera

siguiente: “El .VIII.º capitulo fabla en las reglas que son menester

e non se pueden escusar”, “Amphorismo bueno” y “El .IX.º capitulo

fabla en saber la forma del nacido e sus mannas, e en este

capitulo entran las formas de las planetas e de los signos” 24.

Yehudá ben Mošé 25 intervino en la mayoría de traducciones y

recuperación de obras que se llevaron a cabo en la corte de Alfonso X

desde los años veinte hasta los años setenta del siglo XIII. Trabajó

habitualmente con un colaborador (no siempre el mismo) del que,

generalmente, figura su nombre en la traducción. En la traducción

del al-Bāri‘ trabajó Yehudá ben Mošé y, al menos, dos personas más:

un corrector y un colaborador (la traducción contiene notas marginales

en las que se menciona «el emendador e los trasladadores»).

Los traductores que trabajaron para Alfonso X trataron de forma

desigual el texto árabe original. Aunque en ocasiones realizaron traducciones

fieles (Azafeha, Canones de Albateni), la mayoría son

traducciones interpoladas que presentan aclaraciones debidas al traductor,

capítulos ajenos al original o actualizaciones del contenido

(Libro de las cruzes) 26. La traducción del capítulo sobre el tasyīr del

al-Bāri‘ estaría incluida en el grupo de las traducciones literales.

23 Hilty, El Libro conplido [1954], 173-180.

24 Esta capitulación coincide, por ejemplo, con la que aparece en el índice general

del ms. árabe N. La mayoría de originales árabes distinguen dos secciones dentro del

texto del capítulo sobre el tasyīr: 1) Bāb fī-hi muqaddimāt lā ginà ‘an-ha, “Sección que

contiene premisas imprescindibles” (= “El .VIIIº. capitulo fabla en las reglas que son

menester e non se pueden escusar”) y 2) Fasl hasan, “Sección conveniente” (= “Amphorismo

bueno”). Excepto el ms. árabe H4.2 que capitula el texto del capítulo sobre el

tasyīr al igual que hace la traducción alfonsí: al-Bāb al-ṯāmin fī muqa[ddi]māt lā ganā

an-ha (= «El .VIII.º capitulo fabla en las reglas que son menester e non se pueden

escusar») y al-Bāb al-tāsi‘ fa-naqūl innā iḏā aradnā an na‘lam sūrat al-mawlūd…,

“Capítulo noveno” [Este capítulo carece de título entrando directamente en materia:]

“Decimos que cuando queremos conocer la imagen del recién nacido…” (= “El .IX.º

capitulo fabla en saber la forma del nacido e sus mannas, e en este capitulo entran las

formas de las planetas e de los signos”).

25 Hilty, “El Libro Conplido”, 13-50; Hilty, El Libro Conplido [2005], XVII-XXVI.

26 Comes, M., “Al-Sūfī como fuente del libro de la «Ochaua Espera» de Alfonso X”,

en Comes, M., Mielgo, H. y Samsó, J. (eds.), Ochava Espera” y “Astrofísica”, textos

y estudios sobre las fuentes árabes de la astronomía de Alfonso X (en adelante OEA),

Barcelona, 1990, 11-113; Chabás, J. y Goldstein, B.R., The Alfonsine Tables of Toledo,

Dordrecht, Boston, Londres, 2003; Forcada, M., “La traducción alfonsí del «Picatrix»”,

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 339

1. Indicadores

1.1. Indicadores inicio de la prorrogación

a) y b) [S 228:18-229:7] = [C 174:a2-a39]; c) [S 234:24-235:8] =

[C 177:b48-178:a17]; d) [S 236:13-21] = [C 178:b51-179:a13].

Ibn Abī-l-Riŷāl menciona los indicadores siguientes:

a) Las cinco haylāŷ 27: 1. El Sol; 2. La Luna; 3. El grado del

ascendente; 4. Sahm al-sa‘āda (el sahm de la fortuna) 28; 5. El

grado de la conjunción y de la oposición del Sol y la Luna.

b) El indicador (dalīl) de los bienes, el indicador de los hermanos,

el indicador de los padres, el indicador del hijo y el

grado de la casa X.

c) Los planetas: el grado de Saturno, de Júpiter, Marte, Venus y

Mercurio.

d) Sahm al-gayb (el sahm de lo oculto) y el grado de la conjunción

del Sol y la Luna.

Para cada uno de estos indicadores, Ibn Abī-l-Riŷāl refiere los

asuntos con los que se les relaciona y de los que ofrecen información.

Por ejemplo, sobre el grado del ascendente dice:

Es posible llevar a cabo el tasyīr del grado del ascendente en

cualquier caso, sea o no el haylāŷ. Permite conocer el estado del

Revista del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos, 25, (1991-1992), 153-167; Hilty, “El

Libro Conplido”, 50-62; Hilty, El Libro conplido [1954], XXXVI-XLV, XLIX-L; Millás

Vallicrosa, J.M., “El literalismo de los traductores de la corte de Alfonso el Sabio”,

Al-Andalus, I, (1933), 155-187; Samsó, J., “El original árabe y la versión alfonsí del

Kitāb fī hay’at al-‘ālam de Ibn al-Hayṯam”, en OEA, 115-131; Samsó, J., “Traducciones

científicas arabo-romances en la península ibérica”, Actes del VII congrés de l’associació

hispànica de literatura medieval, Castelló de la Plana, 22-26 de setembre de 1997, I,

199-231; Samsó, J., “Las ciencias exactas y físico-naturales”, La época del gótico en

la cultura española (c. 1220-c. 1480). Historia de España de Menéndez Pidal, Madrid,

1994, XVI, 558-566; Samsó, J., “La obra científica de Alfonso X: traducciones y obras

originales”, en Las artes y las ciencias en el occidente musulmán. Sabios mursíes en

las cortes mediterráneas, Murcia, 2007, 41-53; Samsó, J. y Comes, M., “al-Sūfī and

Alfonso X”, Archives Internationales d’Histoire des Sciences, 38, 120 (1988), 67-76.

27 Sobre este término, véase la sección 0.1.1.

28 Los sahm son posiciones eclípticas calculadas con tres cuerpos celestes: las longitudes

(λ) de dos planetas, generalmente, y la del ascendente (cf. al-Bīrūnī, al-Tafhīm,

279-295); por ejemplo, el sahm al-sa‘āda o pars fortunae es igual a: (λascendente + λluna) – λsol.

340 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

cuerpo del recién nacido, su salud y su enfermedad. Señala la vida y

el espíritu. El señor del hadd 29 del grado del ascendente se denomina

al-qāsim (el divisor) o al-ŷār bujtār 30.

En esta sección Ibn Abī-l-Riŷāl se sirve de dos fuentes, que empleará

a lo largo del capítulo sobre el tasyīr sin citarlas: La primera

es Ibn Hibintā 31 (fl. Iraq, c. 950) en su obra al-Mugnī fī ahkām alnuŷūm

(El completo en los juicios de los astros) 32 de la que extrae

el párrafo anterior sobre el grado del ascendente (al-Mugnī, I, 125)

así como las indicaciones que ofrecen los planetas (c) (al-Mugnī, I,

128) 33. La segunda fuente es el pseudoZarādušt 34 (Zoroastro) (fl.

Persia, c. 660-583 a. C.), autor del al-Mawālīd (Las Natividades) 35

29 Sobre este término, véase la sección 1.2.

30 Para este término, al-ŷār bujtār, sigo la vocalización que proponen Burnett, Ch.,

Yamamoto, K. y Yano, M. (eds.), al-Madjal ilà sināat ahkām al-nuŷūm de al-Qabīsī

(Al-Qabīsī (Alcabitius): The Introduction to Astrology, Londres, Turín, 2004, 128-129,

[14]). R. Ramsay Wright, traductor de al-Tafhīm (327) de al-Bīrūnī, lee ŷān bajtār. Al-

Bīrūnī aclara que es el nombre persa de al-qāsim y significa «el portador del destino».

Al-qāsim designa el planeta que gobierna la parte (hadd) del signo en la que se encuentra

el tasyīr de cualquier acontecimiento, cf. Abū Ma‘šar, al-Milal wa-l-Duwal, Yamamoto

y Burnett, AMHA, I, 1, 26-27, [32].

31 Pingree, D., “Ibn Hibintā”, Dictionary of Scientific Biography, VI, 381; Pingree,

D., “Classical and Byzantine Astrology in Sassanian Persia”, Dumbarton Oaks Papers,

43, (1989), 236.

32 De esta obra, la única que se conoce de Ibn Hibintā, sólo se conserva la parte

segunda. Ha sido publicada en edición facsímil por Sezgin, F., al-Mugnī fī ahkām alnuŷūm

(The Complete Book on Astrology), Frankfurt am Main, 1987; E.S. Kennedy y

D. Pingree (The Astrological History of Māshā’allāh, Cambridge, Mass., 1971) han estudiado

una sección de al-Mugnī en la que Ibn Hibintā comenta un fragmento de la obra

de Māšā’Allāh (m.c. 810) Sobre conjunciones, religiones y pueblos; Kennedy analiza

varios fragmentos de al-Mugnī en Kennedy, E.S, “Comets in Islamic Astronomy and

Astrology”, en SIES, 311-318; Kennedy, E.S y Krikorian-Preisler, H., “The Astrological

Doctrine of Projecting the Rays”, en SIES, 372-384; Kennedy, E.S, “The World-Year

Concept in Islamic Astrology”, en SIES, 351-371; Hogendijk (“Progressions”) estudió un

método de tasyīr, explicado por Ibn Hibintā en al-Mugnī (I, 134-143), al que denomina

método de la línea horaria.

33 En ocasiones, los textos de Ibn Abī-l-Riŷāl y de Ibn Hibintā son idénticos pero,

en otras, hay divergencias en una palabra utilizada o variaciones en la redacción (por

ejemplo, Ibn Abī-l-Riŷāl no traslada el ejemplo que Ibn Hibintā ofrece para el tasyīr de la

sección 2.1). No obstante, la gran cantidad de fragmentos copiados sugiere que Ibn Abīl-

Riŷāl pudo utilizar esta fuente. Por otro lado, al-Mugnī de Ibn Hibintā fue conocido en

el Magreb ya que al-Baqqār lo cita explícitamente en su al-Adwār fī tasyīr al-anwār (ms.

826, Biblioteca al-Hasanīya, Rabat (en adelante BHR), fol. 92v. Véase la sección 3.1).

34 Bidez y Cumont, Les Mages, I, 3-163, II, 7-263; Sezgin, GAS, VII, 81-86 y 100.

35 La obra al-Mawālīd (de la que sólo nos ha llegado una parte), escrita en pahlavī

antiguo, se tradujo a un persa más moderno (c. 650) y de esta lengua se hizo la versión

al árabe (c. 750) que conocemos (Pingree, “Māshā’Allāh”, 7). Esta última presenta

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 341

de la que copia las indicaciones del sahm al-gayb y el grado de la

conjunción del Sol y la Luna (d) (al-Mawālīd, ms. 939, Biblioteca de

El Escorial, Madrid (BEM), fol. 29r).

1.1.1. Traducción alfonsí

— Apartado a.

1. La frase: والأمور التي يجب تسييرها في الهيالج الخمسة (“Asuntos para

los que es conveniente su prorrogación mediante las cinco haylāŷ”)

se traduce en el texto castellano por: «E las cosas en que conuiene

fazer atacir son los cinco yles». El traductor ha manejado un manuscrito

en el que se leía هي («son») en lugar de في («mediante»). Coinciden

con la lectura del texto castellano el ms. H3 que lee هي y los

mss. H4.1 y H4.2 que leen .فهي

2. En algunos casos la traducción castellana difiere del texto

árabe debido a las diversas lecturas que puede ocasionar la grafía

árabe manuscrita: la palabra وبالضدّ (y lo contrario) se traduce por «e

del mal», es decir, el traductor lee .وبالضرّ

3. El término al-ŷār bujtār ( الجار بختار ) se translitera en el texto

castellano «aliernistar». Esta transliteración no se acerca al original

árabe y parece responder a una grafía descuidada («aliernistar» sería

en árabe اليار نستار ) o a una lectura errónea. Gerold Hilty, en su estudio

de los arabismos de El Libro conplido recoge los términos «algebuctar

» (o «agebuctar») y «aliernistar» 36. He buscado los vocablos

adiciones, conceptos y términos de las diversas culturas astrológicas que influenciaron

el texto: griega, india, persa y árabe (Pingree, “Classical”, 234-235); Pingree, (“Classical”,

235) sugiere la posibilidad de que al-Mawālīd sea una traducción al pahlavī de

una obra astrológica griega del siglo III; Kunitzsch, P. (“The Chapter on the Fixed Stars

in Zarādusht’s Kitāb al-Mawālīd”, Zeitschrift für Geschichte der arabisch-islamischen

Wissenschaften (ZGAIW), 8, (1993), 241-249. Reimp. en Stars and Numbers, Ashgate,

2004, XI, 241-249) ha editado y traducido una sección de al-Mawālīd (ms. 939, BEM,

fols. 32r-32v) sobre la influencia astrológica de las estrellas fijas (en el texto llamadas

biyābānīya según su nombre persa); J. Samsó y H. Berrani (“The Epistle on Tasyīr and

the projection of rays by Abū Marwān al-Istijī”, Suhayl, 5, (2005), 173-175) han descrito

el texto tal y como se conserva en el ms. 939 de El Escorial el cual presenta adiciones

posteriores a su traducción al árabe. Sobre los libros de astrología atribuidos a Zarādušt,

cf. Bidez y Cumont, Les Mages, I, 131-142, II, 207-242.

36 Hilty, G., “Los arabismos del Libro Conplido”, en Aguadé J., Abū-Shams Pagés,

L. y Vicente, A. (coords.), Sacrum Arabo-Semiticum, Homenaje al profesor Federico

Corriente en su 65 aniversario, Zaragoza, 2005, 189.

342 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

árabes que corresponden a ambas transliteraciones. El cotejo muestra

que los traductores alfonsíes transliteraron de dos formas diferentes

una misma palabra árabe:

«aliernistar»

[C IV, 7, p. 174: a 20]

al-ŷār bujtār ( (الجار بختار

[S IV, «Sobre el tasyīr», p. 229]

«algebuctar»/«agebuctar»

[C VI, 2, p. 10]

al-ŷār bujtār ( (الجار بختار

[S VI, «Sobre el qisma y el al-qāsim», p. 383]

4. La frase siguiente presenta varias diferencias:

وسيّر سهم السعادة إن كان هيلاجا لمثل ما ذكرناه في أمر معرفة العمر

والسلامة والنكبة والكسب والقتل والنكبة في المال

(«Prorroga sahm al-sa‘āda, si fuera haylāŷ, como lo que hemos mencionado

en el asunto de conocer la vida, el bienestar, la calamidad,

la ganancia, la muerte y la desgracia en relación con los bienes»).

Texto castellano: «E fazen atacir a la parte fortune quando fuere yles,

e sabran d’ella segund dixiemos que sabran de la Luna, e saluacion e

entrepieços e ganancias en aueres e entrepieços en aueres». La primera

diferencia, es un caso similar al visto más arriba (2): el texto castellano

lee القمر («la Luna») en lugar de العمر (la vida). En la segunda, el texto

castellano coincide con la variante de los mss. H3, H4.1 y H4.2 que

leen والكسب والغنية («la ganancia, el desahogo económico») = «e ganancias

en aueres», en lugar de والكسب والقتل («la ganancia, la muerte»).

— Apartado c.

5. Sobre Saturno se refiere:

ويجب أن يسيّر درجة زحل فإنّها تدلّ على... الزمانة («es conveniente prorrogar

el grado de Saturno para conocer… la enfermedad crónica»). La

traducción de esta frase en el texto castellano es: «E conuiene que

fagan atacir al grado de Saturno: que aquello sera significador… del

azemena». El traductor translitera la palabra árabe الزمانة = al-zamāna

= «azemena» en lugar de dar su traducción (enfermedad o padecimiento

crónico) 37 resultando incomprensible para un lector español

37 También se da transliteración en el سهم الزمانة (el sahm de la enfermedad crónica):

«la parte del azemena» mientras que el resto de los sahm mencionados en este capítulo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 343

de nuestros días. «Azemena» fue uno de los arabismos que se introdujeron

en el léxico castellano alfonsí 38.

6. Sobre Júpiter:

المشتري بحال السعادة والمودّة والجاه عند العظماء («Júpiter: la situación de

dicha, el amor, la gloria en el caso de los grandes»). Traducción castellana:

«Jupiter por saber la su fortuna e sus amores e sus amiztades

e su precio escontra los sabios». El texto castellano ha traducido la

variante que da el ms. H العلماء 4.2 («los sabios») en lugar de العظماء

(los grandes).

7. Sobre Marte:

للفروسية ورئاسة الجند («para la caballería y los jefes del ejército»). El

texto castellano parece ofrecer otra variante: «por saber su caualleria

e su ualia escuentra los caualleros».

8. Sobre Venus:

وتسيير درجة الزهرة للتزويج... وحال الأمّ والأخوات والأصاغر («el tasyīr del

grado de Venus es para conocer el matrimonio… el estado de la madre,

las hermanas y los menores»). Traducción castellana: «E fagan

atacir al grado de Venus por saber los casamientos… el estado de la

madre e de las hermanas menores». El texto castellano traduce a) «las

hermanas menores» en lugar de b) «las hermanas y los menores». La

variante a), sin la conjunción و, aparece en los mss. B, N, H3, H4.0,

H4.1 y H4.2. La variante b) se encuentra en el ms. S y en al-Mugnī

de Ibn Hibintā.

sobre el tasyīr se traducen: سهم السعادة (el sahm de la fortuna): «la parte fortune»; سهم العبيد

(el sahm de los siervos): «la parte de los sieruos»; سهم الغيب (el sahm de lo oculto): «la

parte de la celada». Sin embargo, en El Libro conplido la traducción del سهم الزمانة no

es sistemática. El texto castellano presenta otras dos variantes: traducción (V, 224:b15,

«Quando fuere la parte de la enfermedat») y explicación (V, 227:a26, «la parte del

azemena, que es la parte de la enfermedat»), cf. Müller, B., Diccionario del español

medieval, Heidelberg, 1987 ss., I, 6, 370-371.

38 Hilty señala (“Los arabismos”, 183-184, 186) que se encuentra en dos obras

alfonsíes: El Libro conplido («azemena». También aparece el adjetivo «azemenado») y

en El libro de las cruces («acemena»).

344 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

— Apartado d.

Ibn Abī-l-Riŷāl lista las indicaciones que se obtienen de la prorrogación

del sahm al-gayb y del grado de la conjunción del Sol y la

Luna cuando su tasyīr finaliza en un punto de la eclíptica en el que

los planetas se encuentran aspectados:

سهم الغيب وجزء الاجتماع إذا شهدا جميعا في أصل المولود أو سعدا في وقت من . 9

أوقات العمر

(«El sahm de lo oculto y el grado de la conjunción [del Sol y la Luna]

si testimonian juntos en el horóscopo radical del natalicio o su testimonio

es favorable en algún momento de la vida»). Esta frase es

traducida como sigue: «La parte de la celada e el logar de la coniunction

quando estos amos fueren fortunados en rayz de nacencia

o sse afortunaren en algun tiempo de la uida». El texto castellano lee

سعدا (ellos dos fueron afortunados) en lugar de شهدا (ellos dos testimoniaron).

El manuscrito árabe H4.2 y el texto de Zarādušt también

leen سعدا . El término أصل ([horóscopo] radical) se traduce por «rayz».

En algunos pasajes del capítulo sobre el tasyīr, como en éste, se da

una traducción literal de este término mientras que en otros, se omite

su traducción.

10. Si en el término del tasyīr estuviera aspectado Mercurio el

texto refiere: وإن كان عطارد السعد بتدبير الملوك («Si fuese Mercurio, dicha

en el gobierno de los reyes»). Traducción castellana: «E si el que los

fortuna fuere Mercurio, sera fortunado en seruir los reyes e conseiarlos

». Se traduce بتدبير الملوك («en el gobierno de los reyes») por «en

seruir los reyes e conseiar-los»; quizá el traductor manejó un original

árabe diferente.

11. Si en el término del tasyīr estuviera aspectado el Sol:

وإن كانت الشمس في وسط السماء أو بيت الرجاء أو الطالع أو التاسع فبالدين

والعقل وسنن الأنبياء عليهم الصلاة والسلام

(«Si el Sol estuviera en el medio cielo, en la casa de la esperanza, en el

ascendente o en la casa IX se refiere a la religión, la razón y las leyes

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 345

de los Profetas, sobre ellos sea la bendición y la paz»). Traducción

castellana: «E si fuere en esto el Sol en medio cielo o en la .XI.ª o en

el ascendente o en la .IX.ª, sera fortunado por ley e por seer derechero

e seguir las carreras e los mandamientos de los prophetas». El traductor

traduce بيبت الرجاء (la casa de la esperanza) por «en la .XI.ª». La

casa XI es la casa de la esperanza. El traductor evita una traducción

literal y hace más comprensible el texto. La palabra العقل (la razón) se

traduce por «por seer derechero» = justo. Esto se debe a una lectura

diferente: العدل (la justicia) en lugar de العقل . Los mss. N, H4.1 y H4.2

leen también العدل . Por último, el texto castellano omite la fórmula musulmana

empleada después de mencionar a Mahoma y a otros profetas,

«sobre ellos sea la bendición y la paz».

1.2. Indicadores término de la prorrogación

a) [S 230:17-23] = [C 175:a26-a45]; b) [S 235:15-26] =

[C 178:a40-b9]; [S 236:21-237:16] = [C 179:a14-b14].

a) De acuerdo con Ibn Abī-l-Riŷāl, los siete indicadores que

siguen señalan desgracia y ruptura (qāt): 1. Un cuerpo funesto; 2. La

oposición y la cuadratura 39 de un cuerpo funesto; 3. Los hudūd 40 de

los maléficos, los grados finales de los signos 41; 4. Las estrellas fijas

al-qulūb 42; 5. La cuadratura y la oposición del Sol; 6. El Sol; 7. La

Luna.

39 Véase la sección 2.2.

40 Los treinta grados que forman un signo zodiacal se dividen en cinco partes (en

árabe hudūd, plural de hadd) desiguales cada una gobernada por un planeta (Abū Ma,šar,

al-Madjal al-kabīr ilà ‘ilm ahkām al-nuŷūm, ed. de R. Lemay, Liber introductorii maioris

ad scientiam judiciorum astrorum, Nápoles, 1995, V, 9, 325; al-Bīrūnī, al-Tafhīm, 265).

41 Todos los grados situados en el final de los signos pertenecen a los dos planetas

maléficos, Saturno y Marte: Saturno gobierna el hadd quinto de: Aries (de 25º a 30º),

Geminis (24º-30º), Cáncer (26º-30º), Virgo (28º-30º), Escorpio (24º-30º), Acuario (25º-

30º) y Piscis (28º-30º); Marte gobierna el hadd quinto de: Tauro (27º-30º), Leo (24º-30º),

Libra (28º-30º), Sagitario (26º-30º) y Capricornio (26º-30º).

42 Ibn ‘Āsim refiere que las estrellas denominadas qalb (corazón, pl. qulūb) son

cuatro: 1. Qalb al-awr (el Corazón de Tauro) = a Tauri, Aldebarán; 2. Qalb al-Asad

(el Corazón de Leo) = a Leonis, Régulo; 3. Qalb al-‘Aqrab (el Corazón de Escorpio) =

a Scorpii, Antares; 4. Qalb al-Hūt (el Corazón de Piscis) = b Andromedae, Andrómeda.

Cf. Forcada, M., Ibn ,Āsim (m. 403/1013), Kitāb al-anwā wa-l-azmina —al-qawl fī

l-šuhūr— (Tratado sobre los anwā’ y los tiempos —capítulo sobre los meses—), estudio,

trad. y ed. crítica, Barcelona, 1993, 143, 146, 193, 215-217, 232, 249-251. De acuerdo

346 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

b) Ibn Abī-l-Riŷāl traslada varios pasajes de al-Mawālīd de

Zarādušt (ms. 939, BEM, fols. 28v-29v y 30v) en los que se mencionan

los indicadores siguientes: 1. El grado del eclipse; 2. Saturno y Marte;

3. El planeta occidental; 4. El planeta oriental; 5. Los cometas.

1.2.1. Traducción alfonsí

— Apartado a.

1. El traductor da una traducción literal del término القلوب

(

al-qulūb) que aparece en la frase والكواكب الثابتة القلوب وما شاكلها («las

estrellas fijas al-qulūb y lo que se les asemeje»): «E las estrellas fixas,

los coraçones 43 e las que las semeian».

2. La frase يسيّر الطالع للقمر («el ascendente se prorroga a la Luna»)

se traduce en el texto castellano por: «que el atacir del ascendente

pora saber la uida», es decir, en lugar de للقمر (a la Luna), lee للعمر

(«pora… la vida») al igual que los mss. árabes N y H4.2.

— Apartado b.

Ibn Abī-l-Riŷāl refiere sobre el planeta occidental:

• Si el planeta occidental es Saturno:

وكان مع الشمس في برج غير أنّه لم يدخل ]تحت[ الشعاع فذلك أشدّ التغريب . 3

(«y se encuentra con el Sol en el mismo signo, pero sin entrar debacon

la astrología clásica (Ptolomeo, Tetrabiblos, I, 9), cada estrella fija se asemeja, en

poder y en naturaleza, a un planeta: Aldebarán a Marte (planeta maléfico), Régulo a

Marte y a Júpiter (benéfico), Antares a Marte y, en menor medida, a Júpiter y Andrómeda

a Venus (benéfico). Una fuente que subraya el carácter maléfico de Aldebarán,

Régulo y Antares es Kūšyār b. Labbān (al-Madjal fī sināat ahkām al-nuŷūm, ed. y trad.

de Yano, M., Kūšyār ibn Labbān’s Introduction to Astrology, Tokio, 1997, I, 8, 18-25)

para el que estas tres estrellas tienen naturalezas semejantes a las de los planetas maléficos,

son cortadores (qawāti‘), interrumpen la vida y corrompen las situaciones. Sobre

Aldebarán, hay que indicar que los astrónomos la denominan Ayn al-awr (el Ojo de

Tauro), cf. Suwar al-kawākib de al-Sūfī, trad. de Schjellerup, H.C.F.C., Description des

étoiles fixes, San Petersburgo, 1874, reimp. en Frankfurt, 1986, 131; Kūšyār b. Labbān,

al-Madjal, I, 8, 21.

43 En el libro alfonsí Libro de las estrellas de la ochaua espera, se mencionan dos

de estas estrellas: «Coraçon del leon y la real» (Régulo) y «Coraçon de escorpio» (Antares)

(Comes, “Al-Sūfī”, 96-97). Estas mismas estrellas se traducen por «Cor leonis» y

«Cor scorpionis» en la versión alfonsí del tratado de uso de la azafea de Ibn al-Zarqālluh

(Puig, Los Tratados, 118).

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 347

jo del rayo del Sol, es la occidentalidad más intensa»). Traducción

castellana: «e fuere con el Sol en vn signo, mas non entrando so los

rayos, esta es la mayor occidentalidat que puede seer». La palabra

«debajo de» ( تحت ) se ha escrito entre corchetes ya que la omiten

todos los manuscritos consultados aunque se encuentra en al-Mawālīd

(fol. 30v) de Zarādušt. El texto alfonsí la traduce («so») lo que indica

que manejó un ms. que no presentaba dicha omisión.

ودونه أن يكون في برج بجنب برج الشمس . 4 («De menor intensidad es

que [Saturno] esté en un signo al lado del signo del Sol»). Traducción

castellana: «E la menor occidentalidat d’esta es que sea en el signo

del Sol». بجنب برج se ha transmitido a los manuscritos árabes con

variantes: H4.1 y al-Mawālīd (fol. 30v) de Zarādušt leen بجنب برج (al

lado del signo); S y B lo omiten; H3 y H4.2 leen بحيث برج (donde el

signo); N y H4.0 escriben sin puntos diacríticos بجنب y omiten .برج

El texto castellano dice: «en el signo del Sol» por lo que coincide

con la lectura de S, B o de H3 y H4.2.

ودونه أن تكون الشمس منصرفة من تسديسه من حادي عشر . 5 («La situación

menos intensa se da cuando el Sol está alejándose del aspecto

sextil con Saturno de la casa XI»). La traducción castellana omite

من حادي عشر (de la casa XI): «E la menos d’esta es quando fuere el

Sol quitando-se de su sextilidat».

فإذا كان زحل مغربا في برج مذكّر هوائي غربي أو برج أرضي وطرح نوره في برج . 6

هوائي أو أرضي كان الموت ومتى انتهى هيلاج المولود إلى مطرح نوره... («Cuando

Saturno es occidental, se encuentra en un signo masculino de aire,

occidental o en un signo de tierra y proyecta su luz a un signo de aire

o de tierra, sobrevendrá la muerte. Cuando el haylāŷ del recién nacido

finalice en la proyección de su luz [de la de Saturno]…»). Traducción

castellana: «quando Saturno fuere occidental en signo masculino

e estranno a el e fuere aqueo o terreo e echare sos rayos en

signo aqueo o terreo, la muerte sera quando el yles del nacido llegare

al echamiento d’aquellos rayos». El texto castellano presenta varias

diferencias: 1) Lee «estranno» ( غريب ) en lugar de occidental ( .(غربي

Los manuscritos S, N, B y H4.0 también leen «extraño» ( .(غريب

2) Refiere que el signo será «masculino… aqueo o terreo» mientras

que el texto árabe dice «masculino de aire… de tierra». Es posible

que se haya producido una confusión en la grafía árabe debido a la

similitud entre «aqueo» ( مائي ) y «de aire» ( هوائي ) o bien que se trate de

otra variante textual. 3) El texto castellano dice «e echare sos rayos en

signo aqueo o terreo». Todos los manuscritos árabes leen «de agua».

348 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

La lectura «de aire» («proyecta su luz a un signo de aire») es corrección

mía siguiendo el texto de al-Mawālīd (fol. 30v) de Zarādušt 44.

4) Los manuscritos árabes S, H3, H4.1 y H4.2 leen ... كان الموت متى es

decir, omiten la conjunción و tal y como hace el texto castellano («la

muerte sera quando…»). B omite la frase ... ومتى . La variante con la

conjunción la dan los manuscritos N y H4.0. El copista del texto de

Zarādušt (fol. 30v) pone, en lugar de la conjunción, un símbolo que

equivale a un punto y seguido.

• Si el planeta occidental es Júpiter:

المشتري إذا كان بينه وبين الشمس في التغريب ثلاثون درجة وهو في برج ]مغربي . 7

يابس وطرح شعاعه في برج[ مثل ذلك نقل ما يؤثّره

(«Júpiter: cuando se encuentra en la occidentalidad a una distancia del

Sol de treinta grados y en un signo [occidental, seco y arroja su rayo

a un signo] de las mismas características le trasladará su influencia»).

Traducción castellana: «Jupiter quando ouiere entr’el e el Sol en occidente

.XXX. grados, e fuere en signo conuiniente a aquella natura,

lieua su significacion derecha». El texto castellano omite la frase entre

[ ]. Dicha frase sólo aparece en uno de los manuscritos consultados, el

H4.1, y en el texto de Zarādušt (fol. 30v).

2. Métodos de tasyīr

2.1. Ascensiones mixtas

[S 229:7-230:14] = [C 174:a39-175:a13]

Ibn Abī-l-Riŷāl, según él mismo refiere, resume en este capítulo

el cálculo de las ascensiones mixtas 45 que ya había explicado en su

zīŷ Hall al-‘aqd wa-bayān al-rasd (Solución del problema y explicación

de la observación) 46.

Los métodos que calculan el tasyīr en el ecuador diferencian entre

un indicador situado sobre una de las cuatro cúspides y un indi-

44 Astrológicamente cualquiera de las dos variantes serían válidas.

45 La denominación del método es mía.

46 Esta tabla astronómica no se conserva, aparentemente.

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 349

cador situado entre dos cúspides. Cuando el indicador se encuentra

en una de las cuatro cúspides (a) todos los métodos coinciden en

emplear ascensiones rectas u oblicuas según la cúspide. Cuando el

indicador se encuentra entre dos cúspides (b) los astrónomos idearon

soluciones diversas que caracterizan a cada método. Ibn Abī-l-Riŷāl

traslada el método de las ascensiones mixtas de al-Mugnī (I, 130-134)

de Ibn Hibintā. Su cálculo es como sigue:

a) El indicador se encuentra en una cúspide

Si se encuentra en la casa I o en la VII, el cálculo del tasyīr se

realizará mediante ascensiones oblicuas (aj). Si se encuentra en la

casa X o en la IV, en ascensiones rectas (ao). Es decir:

Casa I o casa VII: tasyīr = aj (Haylāŷ) – aj (Qāti‘)

Casa X o casa IV: tasyīr = ao (H) – ao (Q)

b) El indicador se encuentra entre dos cúspides

Ibn Abī-l-Riŷāl explica el cálculo con la ascensión de Aries y con

la de Cáncer. Sobre Aries, Ibn Abī-l-Riŷāl refiere: «Operas con Tauro

y Géminis igual que con Aries {debido a que las ascensiones de

estos signos en Oriente son inferiores a sus ascensiones en Occidente}

»… «Operas con Capricornio, Acuario y Piscis de la misma forma

que hiciste con Aries, Tauro y Géminis». Sobre Cáncer nos dice que:

«{su ascensión en Oriente es superior a su ascensión en Occidente}

»… «Operas con Leo, Virgo, Libra, Escorpio y Sagitario igual

[que con Cáncer]». Las aclaraciones entre {} no se encuentran en el

manuscrito de Ibn Hibintā lo que sugiere que Ibn Abī-l-Riŷāl copió

el método con el fin de mostrar su procedimiento.

Ibn Abī-l-Riŷāl utiliza el término ascensión (matāli‘) pero se debe

entender tiempo de orto 47 (t) de los signos zodiacales ya que en este

caso se cumple la desigualdad a la que se refería Ibn Abī-l-Riŷāl: tj

47 En astronomía antigua y medieval, el tiempo del orto en la esfera oblicua o ascensión

oblicua (tj) de un arco de la eclíptica designa el arco del ecuador que asciende

por el horizonte, en una latitud geográfica determinada, al mismo tiempo que un arco

dado de la eclíptica. El tiempo del orto en ascensión oblicua de un arco eclíptico de

30º es equivalente a la diferencia entre la ascensión oblicua del grado final del arco o

signo y la ascensión oblicua del grado que marca el principio del mismo arco o signo:

tj (signo) = aj (g + 30º) – aj (g). Neugebauer, O., A History of Ancient Mathematical

Astronomy, Berlín, Heidelberg, Nueva York, 1975, 34-37; Pedersen, O., A Survey of the

Almagest, Odense, 1974, 99-101 y 110-115; Toomer, H., Ptolemy’s Almagest, Nueva

York, 1984, 18-19.

350 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

(signo) < tj (signo opuesto), cuando el arco o signo se encuentra

desde el inicio de Capricornio hasta el final de Géminis (Capricornio,

Acuario, Piscis, Aries, Tauro y Géminis) y tj (signo) > tj (signo

opuesto), cuando el arco o signo se encuentra desde el inicio de Cáncer

hasta el final de Sagitario (Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio y

Sagitario).

Cuando el indicador se encuentra desde el inicio de Capricornio

hasta el final de Géminis se operará de la manera siguiente:

D (I) – (signo opuesto al de I)

6

  

tm (XII) y tm (II) ® tj (I) + D

tm (XI) y tm (III) ® tj (I) + 2 D

tm (IX) y tm (V) ® tj (I) + 4 D

tm (VIII) y tm (VI) ® tj (I) + 5 D

Donde:

D = diferencia;

tj = tiempo de orto en ascensión oblicua;

tm = tiempo de orto en ascensión mixta;

(I) = casa uno o ascendente;

II = casa dos…

XII = casa doce.

Cuando el indicador se encuentra entre el inicio de Cáncer y el

final de Sagitario, la diferencia (D) se resta.

En este método, el tiempo del orto en ascensión mixta de las

cúspides X y IV, coincide con el tiempo del orto en la esfera recta

(tiempo del orto para latitud 0º) (to) del signo que sea el ascendente,

es decir: el tm (X) y tm (IV) equivale a tj (I) + 3 D = to (I). Mientras

que el tiempo del orto en ascensión mixta de la cúspide VII es el

tiempo del orto en ascensión oblicua (tj) del signo opuesto al del

ascendente y el tiempo del orto en ascensión mixta de la cúspide I

es el tiempo del orto en ascensión oblicua del ascendente, es decir:

el tm (VII) equivale a tj (I) + 6 D = tj (signo opuesto al de I) y el

tm (I) es igual al tj (I).

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 351

Por tanto, el cálculo del tasyīr se realiza mediante ascensiones

compuestas de ascensiones oblicuas y rectas, es decir, ascensiones

mixtas.

Ibn Abī-l-Riŷāl explica una operación equivalente: «Cuando operes

entre el ascendente y el medio cielo… De esta forma operas entre

la casa X y la VII y entre el ascendente y la IV». En estos casos,

según refiere Ibn Abī-l-Riŷāl, vía Ibn Hibintā, la diferencia (D) es

igual al tiempo del orto en ascensión oblicua del signo que sea el

ascendente (tj (I)) menos el tiempo del orto en ascensión recta del

signo del ascendente (to (I)) dividida por tres. De este modo:

D (I) – o (I)

3

  

tm (XII) y tm (II) ® tj (I) + D

tm (XI) y tm (III) ® tj (I) + 2 D

etc.

El método de las ascensiones mixtas ha sido estudiado por Julio

Samsó 48 quien señala que se trata de una simplificación del método

para el tasyīr sobre el ecuador denominado de la línea horaria. De

acuerdo con J. Samsó, al-Bīrūnī, seguidor del método de la línea

horaria, utiliza el término al-daraŷa al-mumtazaŷa o grado mixto

para designar los grados entre cúspides.

2.1.1. Traducción alfonsí

Los dos ejemplos siguientes muestran que el traductor comprendió

el mecanismo del método de las ascensiones mixtas:

1. Se traduce ثمّ تزيد سدسا ثالثا على مطالعه فيصير مطالعه في وسط السماء

(«Luego, sumas un tercer sexto a su ascensión [de la casa XI], será

su ascensión en el medio cielo [en la casa X]») por «E ayunta la otra

.VI.ª a los subimientos de la .XI.ª e auras los subimientos de la .X.ª

que son del cerclo derecho». Con la frase «que son del cerclo derecho

», que no está en el texto árabe, el traductor está explicando el

48 Samsó, “La Urŷūza”, 31-35.

352 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

procedimiento en el que se basa el método de las ascensiones mixtas

en el que el tiempo del orto en ascensión mixta de la casa X coincide

con la ascensión recta («el cerclo derecho») del signo que sea el

ascendente o casa I.

2. La frase وكذلك تعمل فيما بين العاشر والسابع وبين الطالع والرابع («De

esta forma operas entre la casa X y la VII y entre el ascendente y la

IV») en el texto castellano es «E otrossi faras de la .X.ª casa tro a la

.VII.ª. E otrossi faras de la .VII.ª tro a la quarta e de la quarta al

ascendente». La cursiva podría ser una adición del traductor alfonsí.

2.2. Tasyīr al-tahwīl (el tasyīr del aniversario)

[S 230:24-231:9] = [C 175:a45-b13]

Este método se emplea para conocer los planetas que influirán en

un individuo durante un año. Se basa en una equivalencia entre grados

eclípticos y tiempo: 30º = 1 año (365 días y 1/4) por lo que 1º = 12 días

y 1/6.

Un indicador (A) se prorroga por la esfera de los signos zodiacales

para obtener un punto eclíptico (B). A es conocido, es el ascendente

del individuo. B es desconocido, es el denominado intihā o

término de la prorrogación. La prorrogación o avance de A mediante

la equivalencia anterior (30º = 1 año) determina B.

Los planetas que se encuentren entre B y C serán los que influyan

en la suerte del individuo. B-C es un arco eclíptico de 30º por tanto,

representa un año en la vida del individuo.

En el ejemplo que da Ibn Abī-l-Riŷāl se realiza el Tasyīr al-tahwīl

a un niño el día de su sexto aniversario:

A = ascendente (Aries 1º)

A avanzará 150º en 5 años a razón de 30º cada año.

Luego,

A (Aries 1º) + 150º = B (Virgo 1º)

B = intihā (Virgo 1º)

B (Virgo 1º) + 30º = C (Libra 1º)

B-C = Virgo 1º - Libra 1º

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

El capítulo sobre el tasy Īr en al-bĀri ‘ de ibn abĪ-l-riŶĀl y su traducción alfonsí 353

Entre B y C se encuentran: en Virgo 1º, el rayo de Venus en oposición

49; en Virgo 5º, el rayo de Marte en cuadratura y en Virgo 11º,

el rayo de Júpiter en sextil.

El pronóstico se establece del modo siguiente: Venus gobierna los

cuatro grados primeros de Virgo (= Virgo 5º – Virgo 1º) por lo que

los 48 días y 2/3 de día primeros del año (= 4º * 12 días y 1/6) el

individuo estará bajo la influencia del planeta Venus. Marte gobierna

los seis grados siguientes de Virgo (= Virgo 11º – Virgo 5º) por lo

que los 73 días siguientes del año (= 6º * 12 días y 1/6) el individuo

estará bajo la influencia del planeta Marte. Se procede de este modo

hasta completar los 30º, es decir, hasta conocer las influencias planetarias

a lo largo del año.

Este tipo de tasyīr debía de ser común entre los astrólogos contemporáneos

de Ibn Abī-l-Riŷāl ya que fue utilizado también por

al-Qabīsī (fl. siglo X) en su al-Madjal 50, en el que describe el procedimiento

para hallar el intihā o término de la prorrogación, y por

Kūšyār b. Labbān (c. 971-1029) quien en su al-Madjal 51 describe el

procedimiento para hallar el intihā y da un ejemplo para realizar el

pronóstico similar al de Ibn Abī-l-Riŷāl.

Este método de prorrogación sobre la eclíptica para obtener el

intihā se convirtió en el más utilizado por astrólogos magrebíes como

Ibn ‘Azzūz (m. Constantina, 1354) en al-Fusūl fī ŷam‘ al-usūl 52 y

al-Baqqār (fl. Fez, 1411-1418) en al-Adwār 53. Este último, al-Baqqār,

inserta en su obra el ejemplo de pronóstico de Ibn Abī-l-Riŷāl. Ibn

Qunfuḏ (Constantina, 1339-1407) describe el tasyīr del aniversario

con ejemplos diferentes en su comentario 54 a la urŷūza de Ibn Abīl-

Riŷāl.

49 Un planeta situado sobre la eclíptica ejerce su influencia sobre un punto o elemento

de la eclíptica cuando se encuentra aspectado, es decir, a unas distancias determinadas

de dicho punto: 180º (oposición), 120º (trino), 90º (cuadratura) y 60º (sextil).

50 Al-Qabīsī, al-Madjal, IV, 116-119 [8].

51 Kūšyār b. Labbān, al-Madjal, II, 20 [6] [7] (sobre el intihā) y III, 20 [4] [5]

(sobre el pronóstico).

52 Samsó, J., “Horoscopes and History: Ibn ‘Azzūz and his retrospective horoscopes

related to the battle of El Salado (1340)”, en A. Vanderjagt y L. Nauta (eds.), Between

Demonstration and Imagination. Essays in the History of Science and Philosophy presented

to John D. North, Leiden-Boston-Colonia, 1999, 101-124; reimp. en Astronomy

and Astrology in al-Andalus and the Maghrib, Aldershot, 2007.

53 Ms. 826, BHR, fol. 102r.

54 Ibn Qunfuḏ, Šarh raŷaz Ibn Abī-l-Riŷāl, ms. 916, Biblioteca de El Escorial,

Madrid, fols. 137v-138r.

354 MONTSE díaz -Fajardo

Al-Qanara XXXII 2, julio-diciembre 2011, pp. 333-368 ISSN 0211-3589

2.2.1. Traducción alfonsí

1. La traducción de la frase فتكون الزهرة تدبّر من أوّل البرج («Venus

gobernará desde el principio del signo») por «pues Venus gouernara

en el conpeçamiento d’aquel anno» muestra que el traductor entendió

el funcionamiento de este método y la igualdad que se establece

entre un signo y un año.

ثمّ يصير التسيير في شعاع تربيع المرّيخ إلى أن يلقى شعاع غيره . 2 («A continuación,

el tasyīr pasa por el rayo de la cuadratura de Marte hasta

que se encuentra con el rayo de otro planeta»). La versión alfonsí

dice «E despues gouernar-l’a Mars por sos rayos que cayan en el

quinto grado tro a que llegue a rayos d’otro». La primera parte de la

frase, señalada en cursiva, difiere del original árabe.

CONTINUA EN:

Técnicas para el tasyīr 3.1. Grado del paralelo de declinación por Montse Díaz-Fajardo Universitat de Barcelona

REDACCIÓN E INTERCAMBIO DIRECCIÓN
Revista Al-Qanara Revista Al-Qanara
Unidad de Apoyo a la Edición de Revistas ILC
Centro de Ciencias Humanas y Sociales, CSIC Centro de Ciencias Humanas y Sociales, CSIC
Albasanz, 26-28 Albasanz, 26-28
28037 Madrid. España 28037 Madrid. España
Tfno.: +34 916 022 676 E-mail: mercedes.garciaarenal@cchs.csic.es
Fax: +34 916 022 971
E-mail: alqantara.cchs@cchs.csic.es
www.cchs.csic.es
DISTRIBUCIÓN, SUSCRIPCIÓN Y VENTA
Departamento de Publicaciones Librería Científica del CSIC
Vitruvio, 8 Duque de Medinaceli, 6
28006 Madrid 28014 Madrid
Tfnos.: +34 915 612 833 Tfno.: +34 913 697 253
+34 915 681 619/620/640 E-mail: csic_libreria@csic.es
Fax: +34 915 629 634
E-mail: publ@orgc.csic.es

© CSIC, 2011
Las opiniones y hechos consignados en cada
artículo son de exclusiva responsabilidad de
sus autores. El Consejo Superior de Investigaciones
Científicas no se hace responsable, en
ningún caso, de la credibilidad y autenticidad
de los trabajos.
Los originales de la revista Al-Qanara, publicados
en papel y en versión electrónica son
propiedad del Consejo Superior de Investigaciones
Científicas, siendo necesario citar la
procedencia en cualquier reproducción parcial
o total.

Visitas: 309

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrología culta y erudita para añadir comentarios!

Participar en Astrología culta y erudita

Comentario por Fernando el enero 15, 2015 a las 1:17pm

Exacto Carlos. Es clara tu exposición yo creo que mucha gente utiliza el atacir eclíptico cuando me refiero a atacir me refiero a el de 30º por año o el de 1º por año los otros MODERNOS no los usaban los antiguos.  Estos Atacires deben ser para mi, calculados en AO y luegos proyectados sobre la eclíptica. Esto lo hacemos con las Direcciones primarias  pero no con los de 30º o 12 como quieran llamarlos. Existe un desconocimiento de las raíces de lo clasico y de su forma de operar por un porcentaje alto de astrólogos profesionales que quieren la modernidad y se averguenzan de ser astrólogos y utilizan titulos de Psicoastrologos, Cosmobiologos etc para mostrar al mundo que son serios y válidos. Es mucho lo que debemos aprender de los clásicos.

Comentario por carlos alberto carrillo sanchez el febrero 11, 2014 a las 3:39am

Hola Jose Luis

la fotocopia de la carta de Miguel que presentas nos invita a comentar lo siguiente, la traslacionde del planeta Mundo tarda 365,25 dias lo medimos sobre la Ecliptica, el dia lo medimos sobre el planeta Mundo comparando el tiempo que tarda ( por rotacion) en ver el sol en la misma posicion del dia anterior, es decir lo medimos sobre el ecuador.

En correspondencia a estos parametros de medida, las direcciones primarias Topocentricas el arco de edad se aplica sobre el ecuador celeste , que es donde medimos el tiempo, y luego se halla su punto correspondiente sobre la ecliptica.

El Blog que presentas indica procedimentos mixtos ( AR, AO, Long) y evidencia que el ejercicio de avanzar puntos del Radix ha recibido diferentes nombres a traves de la historia (tasyīr o «prorrogación», Atazir, progresion , direccion etc) que varian los metodos o procedientos.

EL CAPÍTULO .VIIº. del 4 Libro de los Iudicios de las Estrellas de ALI ABEN RAGEL en la descripcion de como hacer los Atazires presenta anotaciones que indican claramente el uso de AO y la necesidad de tener en cuenta los valores de ceclinacion/latitud , mas estas anotaciones no aparecen en otras traduciones del mismo Texto por personas diferentes al Colectivo de traductoras/es y Astrólogas/os de la antigua Corona de Aragón.  1988/1997  Edición de Gracentro,

Dependiendo de que texto se utilice se pueden tomar caminos diferentes.

recibe un abrazo 

 

Comentario por Fernando el febrero 10, 2014 a las 11:46pm

Exacto Maximiliano es lo que me cuestiono

Comentario por Maximiliano Varoni el febrero 10, 2014 a las 8:26pm

Por ahí todo el mundo vive hablando de Atacir, pero no todos saben lo que realmente están haciendo, los cálculos como yo los veo predicen acontecimientos en margen muy largo nada puntual ---esto no debería ser asi , si se fijan bien están utilizando márgenes que pueden dar en meses en los acontecimientos o hasta un año- no hay precisión sino miren todo los artículos de Tito macia y se darán cuenta que en la manera en que él hace atacir lleva esos planetas a justificar cualquier cosa no una medida de arco que garantice la verdad. Es mi opinión con todo respeto.

Comentario por Maximiliano Varoni el febrero 10, 2014 a las 8:19pm

Conversión Declinación de Grados del zodiaco con la mano

La Astrología deriva el significado de las posiciones planetarias a lo largo de la eclíptica (el camino aparente del Sol a través del zodíaco). Pero
la mayor parte del tiempo, excepto por el Sol, los planetas se encuentran fuera de la eclíptica. Así que tenemos que decidir qué punto (s) a lo largo de la
eclíptica se debe de usar como el grado del zodiaco de un planeta. Los astrólogos utilizan casi exclusivamente el grado zodiaco longitudinal para
referencia de posición (el grado del zodiaco del Sol estaría en si se encuentran a un título de ese planeta de Longitud). Pero eso es sólo
uno de los tres grados del zodiaco que se correlacionan con la posición real del planeta en nuestro cielo. Los otros dos son el planeta de
"Declinación-equivalente" y "Declinación-antiscia" zodiaco grados.
El artículo es importan más la técnica que describe el señor Mon t se, pero a mi gusto es mejor convertir los grados de declinación en grados del zodiaco para entenderse.
Esto se hace del l zodiaco (llamado "Declinación-equivalente" y "Declinación-
Antiscia "), simplemente encontrando los grados del zodiaco donde el sol estaría en si se encuentran a un título de ese planeta de declinación.
La forma más fácil de hacerlo es mediante el uso de una declinación a Zodiacales por grado.

De Vez en cuando se ejecutará a través del planeta en grados de declinación de más de declinación máxima del Sol de 23N/S27. Al convertir todos los planetas en una carta a la declinación-equivalentes, hay que recordar que el Sol, los Nodos, Ascendente y Medio Cielo no necesitan ser convertidos, porque ya están en la eclíptica. Al convertir todos los planetas en una tabla para Declinaciones-la antiscia, el Sol y los nodos también se deben convertir, pero los ángulos permanecen iguales.
Para mí todo lo que respeta las medidas de la mecánica celeste merece ser estudiado y evaluado, los demás son teorías.
Gracias por el articulo José Luis
Saludos

Comentario por Fernando el febrero 10, 2014 a las 3:17pm

Jose Luis lo quen quieres decir es que el kepler calcula el atazir tomando en cuenta las Ao, seria bueno que se hiciera una sintesis. Estas direcciones mixtas como las llaman para dirigir puntos a vece en AR y otras veces en AO. 

Por tanto, el cálculo del tasyīr se realiza mediante ascensiones

compuestas de ascensiones oblicuas y rectas, es decir, ascensiones

mixtas. Quisiera saber si el kepler utiliza esto. Mi información es que la gente que esta usando atazir lo hace sobre la eclíptica.

Comentario por Jose Luis Carrion Bolumar el febrero 10, 2014 a las 12:30pm

Gracias a ti Carlos Alberto por interesarte... pero es que estoy hasta el "PIRRI" de ver como se habla de ATAZIRES sin pajolera idea.

En el programa de astrología de Miguel Garcia "KEPLER" para hacer ATAZIR en las revoluciones solares esta, tal cual yo se lo explique a Miguel Garcia.

Acompaño carta que me mando Miguel Garcia para preguntarme si esta correcto.

Un cálido abrazo

Jose Luis Carrión Bolumar

 

Comentario por carlos alberto carrillo sanchez el febrero 10, 2014 a las 1:32am

hola Jose Luis

gracias por tu continuo aporte de informacion que apoya y da pistas de como, en el tema de progresiones es muy conveniente tener en cuenta los valores de latitud y declinacion, asi como las progresiones sobre el ecuador y el uso de ascencion oblicua.

Y permite evidencir que la formacion astrologica del traductor presenta diferentes formas de apreciacion del txtos original

recibe un abrazo

© 2018   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio