Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

   En la ciencia clásica, los astrólogos tenían clara la procedencia del efecto de los astros sobre los seres de la Tierra. Lo verdaderamente importante en el cosmos es la Luz.

            La Luz es la que da orden al Cosmos  e ilumina el camino de cada ser. De ahí que el efecto de la Luz, dependiendo de su gradiente cromático, sea diferente en cada caso.

            Los clásicos entendían el efecto de la Luz de manera integral, ya sea en el efecto físico apreciable como en el efecto astral, en el plano espiritual. La modernidad ha desarrollado la tecnología y la ciencia en base a los efectos físicos de la naturaleza y el cosmos, disociando la realidad del resto de planos vitales, dejando al azar aquello que la física no es capaz de explicar.

           1200px-Johannes_Kepler_1610

Johannes Kepler, considerado uno de los padres de la ciencia moderna, en su libro “De los fundamentos muy ciertos de la astrología” se postula en favor de esta disciplina tratando de dotarla de bases más sólidas. Y así en su tesis 29 deja una reflexión sobre el efecto de la Luz astral sobre los seres que no puede obviarse: “Ahora bien, la luz intrínseca de un planeta varía sobre la superficie de su cuerpo, de donde procede, de manera que muestra diferentes colores; pero el grado de capacidad del planeta para calentar se deriva de la estructura interna de su cuerpo. Sin embargo, la superficie es una consecuencia de la estructura del cuerpo, de manera que  en este sentido el poder de humidificación depende en cierta medida del poder de impartir calor. Sencillez y, evidentemente, si el color puede ser transferido[1] y propagado de un cuerpo a otro mediante la Luz, podemos creer que esto mismo vale para otras cualidades, porque ciertamente es válido para el calor. Luego es razonable que para cualquier fuerza que un Planeta muestra en su efecto haya alguna disposición análoga en el cuerpo del Planeta. Si esto es así, puede conducirnos a maravillosas prácticas en nuestro arte. Por ejemplo, yo podría decir que en Verano no es saludable permanecer cerca de un muro iluminado por el sol, porque el cemento está hecho con cal, la cual, puesto que puede desgastar y corroer las cosas, infunde al rayo que refleja con esta misma propiedad[2]. Sin embargo, lo primero que parece ir asociado con la Luz intrínseca en algo, la Luz no va unida a la superficie sino que tiene raíces que penetran más profundamente en el interior, como advertimos en la piedras preciosas. Así para que la luz brille a través se necesita transparencia. No obstante, de hecho muchas cosas se vuelven transparentes por la acción del calor y retienen esa propiedad”.

            Como se puede apreciar, en la tesis se encuentra la base fundamental clásica de la Astrología y las diferentes disciplinas de las ciencias clásicas, como la Talismánica.

            alkindi

En este sentido, Alkindi enlaza los efectos según el proverbio: Como es arriba, es abajo. De esta forma, si los elementos emiten Luz y los seres también tienen Luz en su interior por su semejanza con aquellos según la Ley natural (Microcosmos-Macrocosmos) hay maneras de girar los tiempos y acontecimientos: “De entre todos los trabajos del hombre, los sacrificios son los más eficientes a la hora de inducir un movimiento de fuerza en los elementos, y a través de estos se aprecia que algunas cosas individuales tienen sacrificios específicos por medio de los cuales se crea una ruptura (intencionadamente) en determinadas cosas individuales que les lleva de la existencia real a la no-existencia. Y con relación a esas cosas sacrificadas, cuanto más difieren en su constitución física, mayor es el efecto del trabajo realizado. De ahí que la matanza de animales junto con la intención de matarlos acompañada de otras ceremonias[3] trabaja con más eficacia que otros sacrificios intencionados, y esto parece tener una explicación física. Todo animal tiene una unidad central regidora y una constitución física

 proporcional a sus partes a través de los cuales  está formado a semejanza del mundo elemental universal en sí mismo, que también tiene un centro y una unidad regidora…”. “…De ahí que mientras que un animal vive, informa de las partes del mundo elemental con sus rayos y actúa sobre ellos a su manera mucho más que sobre la materia. Cuando muere, sin embargo, el mundo no se ve alterado por su muerte a excepción, a largo plazo, en lo que la naturaleza muestra en su propio devenir. Pero cuando muere por la acción del hombre, lo que es contrario al curso de la naturaleza por la que, al verse alterada de este modo, aumenta su capacidad en algunas de sus partes para recibir el movimiento y la forma que no recibiría a través del curso natural característico.rayosbueno

Por consiguiente, la imaginación, la intención y el deseo del hombre unidos simultáneamente al sacrificio del animal, produce un efecto determinado cuando se utilizan las ceremonias requeridas”. Del mismo modo, deja clara la influencia astral cuand

o asegura: “Más aún, es bueno saber que las estrellas y los signos, que ejercen su dominio sobre la armonía celestial al comienzo de cualquier trabajo de la voluntad, rigen esta operación desde su principio hasta su fin. Por consiguiente, si son afortunados, defienden el trabajo de cualquier impedimento. Pero si son desafortunados, lo envuelven en impedimentos”.

“Los antiguos físicos, conociendo esta virtud de las palabras y las cifras, impregnaron todas las hierbas que pudieron para la elaboración de medicinas, con los encantamientos de los que se ha hablado previamente o con la formación de imágenes o ambos, pensando que su poder y virtud a la hora de expulsar las enfermedades se verían fortalecidos”. He aquí la clave para entender esta disciplina, considerando que el ser humano está formado por más planos que el meramente físico, entendiendolo como un todo microcósmico e interaccionando con el macrocosmos, según el efecto de sus decisiones y el movimiento de los planetas, cuyos rayos producen efectos visibles.

            De esta manera según el tipo de Luz que emiten se puede diferenciar dependiendo del gradiente cromático, los efectos de los astros según su naturaleza. Así opera la Talismánica, como disciplina natural. La composición y naturaleza de las piedras y elementos son coincidentes con los efectos de la Luz de algunos astros, debido a que su naturalezas son semejantes y por tanto responden según la energía de la Luz que  reciben / emiten.

           

En este sentido cabe destacar las afirmaciones de otro de los grandes autores clásicos (introducción a la traducción del libro Imaginibus: “ Thabit Ibn Qurra comenta que Aristóteles decía que quien estudiara filosofía y geometría y cualquiera de las demás ciencias, y se mantuvieran al margen de la Astrología, se vería impedido u obstaculizado, ya que la geometría más válida y la filosofía más elevada es la ciencia de las imágenes”.

Asímismo, cuando Qurra asegura que “Todos estos trabajos pueden realizarse por aquellas personas que conozcan como operan los planetas”, da la clave de la fuerza y el efecto de la Luz sobre los cuerpos, de modo que influyen a través de la Luz que proyectan.

            Es pues, cuando llegados a este punto resulta innegable que lo más importante en las cuestiones energéticas, es el tipo de Luz y su efecto, como de forma impecable Marsilio Ficino nos explica con exquisita habilidad en su dedicatoria a Piero De Medici: “¡Oh, magnánimo Piero!, existe un precepto Pitagórico realmente divino que dice que los misterios y las cosas divinas no están hechas para hablar de ellas sin luz. Por estas palabras entiendo que un hombre sabio no solo es el que considera que nada debería aventurarse sobre las cosas divinas a menos que se haya llegado tan lejos que la luz de Dios, revelada por si misma, inspire las mentes; sino que también parece prevenirnos en el caso de que nos acerquemos hacia la luz oculta de las cosas divinas, ya sea para recibirlas o revelarlas, sin la mediación de la luz manifestada”.

 

 Bibliografía

  • De Radiis Stellicis (Al-Kindi / traducción de Conchita Morera – Mariano Aladrén).
  • Imaginibus (Thabit Ibn Qurra / traducción de Conchita Morera – Mariano Aladrén)
  • De los fundamentos muy ciertos de la Astrología (Johannes Kepler / Colectivo de traductor@s y astrólog@s de la antigua Corona de Aragón – Pepa Sanchís, Maria Teresa Navarro, Maria José Guallart, Carlos Castro, Pedro Mancebo, Mariano Aladrén, José Luis Carrión. Ed. Gracentro)
  • De Sole (Marsilio Ficino / / traducción de Conchita Morera – Mariano Aladrén)

[1] El efecto depende del gradiente cromático pues el planeta actúa en función del tipo de Luz que emite (o refleja) que está asociado al gradiente. Esto ha sido recientemente explicado por Demetrio Santos en su obra.

[2] Los traductores del libro original lo explican perfectamente: ”Aquí Kepler deja claro que domina los principios herméticos de transferencia de propiedades, esto es lo mismo que los egipcios practicaban desde milenios, activando con luz sus ídolos y templos, y que los árabes transmiten en la astrología talismánica en España y por extensión a Europa”.

[3] Según los traductores: “Los editores del texto latino destacan que el Picatrix contiene instrucciones específicas como las especies animales que deben sacrificarse en casos específicos, los adecuados inciensos así como las instrucciones detalladas de otros aspectos de las ceremonias mencionadas”.

Visitas: 375

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrología culta y erudita para añadir comentarios!

Participar en Astrología culta y erudita

Comentario por Pedro Hernàndez el enero 10, 2018 a las 2:46pm

Gracias muy bueno el articulo saludos cordiales

Comentario por Myrna Gonzalez el enero 6, 2018 a las 2:38am

Muy didáctico el articulo Roberto

Gracias y Feliz Año

Comentario por Sergio el diciembre 25, 2017 a las 12:05pm

Muy buen articulo

Aqui debe aparecer la figura de los rabinos con el sistema Kosher

© 2018   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio