Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

Hola a todos los compañeros del blog:

 

Me han parecido muy interesantes las palabras del Papa Benedicto XVI en su homilía del día de Reyes. Parece que el Papa habla de la posibilidad de la Astrología. Afirma que no hay que practicarla con ánimo de averiguar el futuro, pero no niega su validez; o por lo menos eso me parece a mí.

Bulas sobre técnicas y aplicaciones aparte, parece como si los fundamentos de la astrología y de la religión católica no estuvieran enfrentados.

 

Pongo dos pasajes que e han llamado la atención:

 

Y la Iglesia nos invita hoy a meditar y orar precisamente sobre los Magos y sobre su camino en busca del Mesías (cf. Mt 2, 1-12). En el Evangelio hemos escuchado que los Magos, habiendo llegado a Jerusalén desde el Oriente, preguntan: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Hemos visto su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarlo» (v. 2). ¿Qué clase de personas eran y qué tipo de estrella era esa? Probablemente eran sabios que escrutaban el cielo, pero no para tratar de «leer» en los astros el futuro, quizá para obtener así algún beneficio; más bien, eran hombres «en busca» de algo más, en busca de la verdadera luz, una luz capaz de indicar el camino que es preciso recorrer en la vida. Eran personas que tenían la certeza de que en la creación existe lo que podríamos definir la «firma» de Dios, una firma que el hombre puede y debe intentar descubrir y descifrar. Tal vez el modo para conocer mejor a estos Magos y entender su deseo de dejarse guiar por los signos de Dios es detenernos a considerar lo que encontraron, en su camino, en la gran ciudad de Jerusalén.

 

Pasemos ahora a la estrella. ¿Qué clase de estrella era la que los Magos vieron y siguieron? A lo largo de los siglos esta pregunta ha sido objeto de debate entre los astrónomos. Kepler, por ejemplo, creía que se trataba de una «nova» o una «supernova», es decir, una de las estrellas que normalmente emiten una luz débil, pero que pueden tener improvisamente una violenta explosión interna que produce una luz excepcional. Ciertamente, son cosas interesantes, pero que no nos llevan a lo que es esencial para entender esa estrella. Debemos volver al hecho de que esos hombres buscaban las huellas de Dios; trataban de leer su «firma» en la creación; sabían que «el cielo proclama la gloria de Dios» (Sal 19, 2); es decir, tenían la certeza de que es posible vislumbrar a Dios en la creación. Pero, al ser hombres sabios, sabían también que no es con un telescopio cualquiera, sino con los ojos profundos de la razón en busca del sentido último de la realidad y con el deseo de Dios, suscitado por la fe, como es posible encontrarlo, más aún, como resulta posible que Dios se acerque a nosotros. El universo no es el resultado de la casualidad, como algunos quieren hacernos creer. Al contemplarlo, se nos invita a leer en él algo profundo: la sabiduría del Creador, la inagotable fantasía de Dios, su infinito amor a nosotros. No deberíamos permitir que limiten nuestra mente teorías que siempre llegan sólo hasta cierto punto y que —si las miramos bien— de ningún modo están en conflicto con la fe, pero no logran explicar el sentido último de la realidad. En la belleza del mundo, en su misterio, en su grandeza y en su racionalidad no podemos menos de leer la racionalidad eterna, y no podemos menos de dejarnos guiar por ella hasta el único Dios, creador del cielo y de la tierra

 

¿Qué os parecen?

 

Un saludo

Visitas: 65

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrología culta y erudita para añadir comentarios!

Participar en Astrología culta y erudita

Comentario por QUIQUE BÉRNIZ el enero 19, 2011 a las 7:38pm

Hola.

Yo pienso que ese "acercamiento" es muy difícil, pero no imposible, porque hubo acercamiento. Hoy precisamente he encontrado un texto de Marsilio Ficino, que era eclesiástico y platónico, y que escribe sobre un concepto tan platónico y pagano como el "amor platónico":

 

MARSILIO FICINO A GIOVANNI CAVALCANTI, SU MEJOR AMIGO: SALUDOS.

 

Con frecuencia, Giovanni, me he buscado a mismo. Primero, he tocado mi pecho con las manos y, a menudo, he contemplado este rostro en el espejo; pero nunca pude decir que me había tocado a mi mismo en el primer caso, ni visto en el segundo. Porque cuando me busco a mí mismo, ciertamente, no estoy buscando a otro que a aquel que busca. En verdad, es exactamente el mismo Marsilio el que busca y a quien se busca.

¿Quién emprende la búsqueda? Aquel que desea descubrir ¿Quién desea descubrir? Aquel que sabe que hay algo que merece la pena ser buscado ¿Quién sabe eso? Pues tan sólo el espíritu. Por eso, busco únicamente al espíritu. Bien sé que a este no se le puede ver ni tocar. Pues no dudaríamos de su naturaleza durante tanto tiempo, si fuera accesible a los sentidos. Por otra parte, siempre que he dirigido la aguda visión de la mente sobre sí misma, esperando verme así a mí mismo, en modo alguno he logrado, de esa manera, nada de lo que deseaba. Pues, en esa búsqueda interior no he encontrado deleite, ni reposo. Sin embargo, aquel que descubre lo que busca, inmediatamente se regocija y descansa. Así pues, no me encuentro a mí mismo en mí mismo.

Pero si hubiera de buscarme a mí mismo en otro ¿cómo podría aprehenderme a mí mismo si no poseo mi propio ser? Porque sólo por medio de mí miso comprendo lo que puedo aprenhender. Retorna pues, restitúyete a tí mismo o mejor, a mí mismo, pues yo no puedo hacerlo. Retorna hoy y no lo demores siempre hasta mañana. Te lo ruego, no permitas que cuente más días con piedras negras, porque los que tú pasas tranquilamente, aunque agradables para ti, son la causa de que yo los viva con oscuridad.

Adiós.

 

Comentario por manel botella gil el enero 19, 2011 a las 10:05am

Hola Quique. Mi parecer es que hay alusiones claras y concretas , pero no por ello se puede justificar este posible acercamiento, pues la propia naturaleza dogmatica y absoluta del credo cristiano catolico lo impide, no puede haber conocimientos que igualen o incluso intenten superar al creador del universo.

Ahi no puede haber acercamiento , pues no se dejan, hay un libro estupendo que trata precisamente de este tema, se trata deun libro de ciencia ficcion pero escrito por un cientifico fisico.cuantico, no recuerdo el nombre, el libro es Cosmo. y aylas se trata de la creacion un Universo paralelo, en el interior de un acelerador de particulas,,,aiaia. El autor -recuerdo- en el prologo se trataba con lamas budistas. Y ahi es donde quiero llegar, pues es en la traducion budista mahayana y en concreto del budismo tibetano donde la astrologia esta perfectamente imbricada en los rituales , los medicos tibetanos son a la vez astrologos,.

Me gustaria investigar y a la vez estudiar la astrologia tibetana.

Bien -otra cosa- no puedo reprimir el profundo sentimiento anticlerical , supongo que es precisamente en toda la vertiente del mediterraneo, desde el cabo de Creus, hasta Alicante o el cabo de Gata, sea por la influencia genetico de las invasiones de griegos fenicios cartagineses, que somos muy paganos, y renegamos de todo lo que huela a cura, y religion catolica, eso si, con el respeto que impone la educacion recibida de los padres, a cada cual con su vela, ,,en fin eso es, y de eso se trata, de respeto mutuo, la primera regla que nos puede conducir a la autentica libertad, pero de eso ya podemos hablar otro dia, 

Saludos cordiales

Comentario por Isabel de Tellitu Schutz "Sunita el enero 18, 2011 a las 3:39am
En la historia de la Iglesia Católica, han existido varios Papas que conocían e investigaban la Astrología. Así como que tengo entendido que muchos otros sacerdotes de menor jerarquía lo hacen, especialmente entre los estudiosos;  pero en algún momento se les prohibió hacerlo público. Así como muchos de ellos practican la meditación y el yoga pero no les está permitido hablar abiertamente de ella.
Comentario por Templario el enero 13, 2011 a las 12:00am

A mi también me lo parece, este Papa es posiblemente el mas próximoal modelo clásico, sus homilías están llenas de referencias a la filosofía,rompiendo la tradición dada en la contra reforma de solo utilizar referencias bíblicaso evangélicas. Este rompe esta tendencia posiblemente por ser formado en Alemaniaen seminarios donde el maestro neoplatónico Eckhart, es una referencia.

La astrología demonizada por la "ilustración" permitió a los contrarreformistas católicos acabar con cualquier referencia del mundo clásico como anteriormente hicieron los protestantes de Lutero y posteriormente los de Calvino, en el fondo intentaron crear mas una secta judía que conectar directamente con la fuentes de cristianismo, mas próximo a las fuentes alejandrinas herméticas y al neoplatonismo.

© 2020   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio