Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

 

Accidente de tren en Santiago de Compostela

 Los datos exactos del lamentable accidente del tren en Santiago de Compostela: Julio 24 de 2013, 20:41, -02:00 GMT. Ascendente por Placidus: 10º11’ de Capricornio.   

      Se puede leer en la página 114 del libro de Astrología Horaria de William Lilly, de ediciones Obelisco, lo siguiente: “El Ascendente y la Luna representan al barco y su cargamento, y el regente del Ascendente a su tripulación”.

     Así, entonces, Capricornio y la Luna en Piscis representan la nave en que viajamos (el tren), y Saturno, regente del Ascendente, representa la o las personas que estaban al mando del tren.

     Nuestra amiga Adela ya hizo notar en su artículo aquello de la gran velocidad a la que se estaba desplazando la Luna, el tren en nuestro caso. Leemos en The Horary Textbook de John Frawley, al respecto de la velocidad planetaria, lo siguiente: “La Luna es lenta en su movimiento (velocidad diaria) si avanzan por debajo de los 12º30’, y será rápida en su movimiento si avanza por encima de los 13º30’”. La Luna del instante del accidente del tren en Compostela se desplazaba a una velocidad de 14º33’ por día. Lo anterior, sin duda, es la manera a nuestra disposición de verificar y/o constatar el hecho incuestionable de estar ante un tren que se desplazaba a una velocidad exagerada, y bastante por cierto.

     Saturno, peregrino en Escorpio, angular y bajo el poder total de Marte, representa al conductor o maquinista. Saturno en nuestro caso lo consideramos débil esencialmente y fuerte accidentalmente. La pregunta sin duda, obvia por cierto, es aquella que indaga sobre qué control tenía el conductor sobre tan veloz tren. La respuesta se esconde y aclara al revisar las recepciones mutuas entre Saturno y la Luna, los dos actores principales de este drama. Saturno se ubica en Escorpio, signo donde la Luna se cae, es decir, es mal recibida. Por mal recibida entendamos algo que se daña o que es dañado. Así, entonces, el veloz tren no estaba y para ese momento en las mejores manos, en unas manos consideradas responsables. Véase por favor cómo la Luna en Piscis tan sólo está ubicada en la face o decanato de Saturno. El decanato es la última forma u opción en la que un planeta puede tener poder o control sobre otro planeta. Es la manera más pequeña de controlar a un planeta. Así entonces, es evidente el muy escaso poder o control que el conductor (Saturno) tenía sobre el muy veloz tren (Luna). Lo anterior, puede entenderse mucho mejor si atendemos a lo escrito por Frawley en su libro de Horaria: “En principio, la dignidad esencial nos dice si ese planeta significa algo bueno o algo malo; la dignidad accidental nos dice si esta cosa, buena o mala, tiene el poder para actuar. Un planeta justo en el Medio Cielo (con dignidad accidental fuerte): tiene un montón de poder para actuar; está en el puesto del conductor. En su propio signo: sabe cómo conducir. En su detrimento: no sabe conducir. Pero, estando en el Medio Cielo, aún está en el puesto del conductor”. Creo, y lo digo en primera persona, que lo anterior lo aclara todo y no requiere de mayores explicaciones. Es evidente que estamos ante un conductor (Saturno) incapaz de hacer valer su experiencia, pero que lastimosamente estaba al mando del tren. No perdamos de vista que la casa diez es la asignada a todo aquel que tiene el poder en cualquier situación, de quien está en la posición de mando.

     Un nuevo enfoque permite entender que el tema de la velocidad era contrario al conductor del tren, veamos: Mercurio (el mensajero de los dioses) es por naturaleza el más correcto para significar lo que se mueve a gran velocidad. Al ubicarse en Cáncer, Mercurio le da fortaleza a la Luna y debilidad a Saturno. Es decir, mientras que Mercurio recibe mal o daña a Saturno; a la Luna la acepta y recibe muy bien, lo que da pie a que el tren pueda ir a su punto límite de velocidad.

     Un punto adicional sobre Saturno. Al ubicarse en los 5º02’ de Escorpio, está ubicado en todas las dignidades de Marte, que es lo mismo que estar bajo el poder absoluto de Marte. Marte controla y domina en su totalidad al conductor. Marte entonces alimentaba y direcciona al débil Saturno. Marte dirigía a un mal Saturno. Siendo lo más grave que en Cáncer, ubicación de Marte, ambos astros se debilitan. Estamos ante un Marte en exceso maleficiado y con gran poder para actuar. Un maléfico con gran poder que controla y dirige a otro maléfico igual o peor que él y con igual o más poder para actuar. Terrible es tener que aceptar que ambos maléficos (Marte y Saturno) aún estando muy dañados gozan de poder para actuar, es decir, tiene poder para hacer sentir su maldad en el mundo. Marte es el planea que más puede afectar al Ascendente, que más puede dañarlo.

      Todo entonces nos lleva a concluir que el conductor (Saturno) estaba siendo soportado e inducido por uno de los peores Marte, uno en extremo capaz de producir el mayor mal a su disposición. Podríamos decir, tras lo dicho inicialmente por el conductor, que el héroe marciano inundaba las venas del conductor saturnino, quien creyó que su experiencia y edad (52 años de edad) eran suficientes para atreverse a conducir el tren a una velocidad muy superior a la necesaria, con las consecuencias ya conocidas por todos. Esta vez Saturno, el mal conductor, lo manejo todo en negativo. Piénsese por un momento que todos los planetas ubicados en Cáncer y Leo reciben y/o dañan a Saturno, es decir, lo debilitan y complican más allá de lo esperado.

Giovanny Londoño Romero

Santiago de Cali – Colombia, julio 27 de 2013.

 

Visitas: 172

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrología culta y erudita para añadir comentarios!

Participar en Astrología culta y erudita

Comentario por Giovanni Londoño Romero el agosto 1, 2013 a las 4:59am

España | Hoy Martes, 30 Jul, 2013 12:14

ENVÍA

El tren, a casi 200 kph y el maquinista hablaba por teléfono

Según el análisis preliminar de las "cajas negras", el ferrocarril circulaba a 192 km por hora en un tramo de 80 segundos antes del accidente.

Técnicos y policía científica comenzaron esta mañana con el análisis de las cajas negras. (EFE)

Agencias
MADRID, España.-
El tren que descarriló la semana pasada en España circulaba a 153 kilómetros por hora, casi el doble de lo permitido, y el maquinista hablaba por teléfono en el momento del accidente, según el análisis preliminar de las "cajas negras" realizado el martes.

El juzgado que investiga el caso reveló los primeros datos contenidos en las cajas, similares a las de los aviones, que registran la velocidad del ferrocarril durante el viaje y las comunicaciones entre el maquinista y la sala de control.

Según el dispositivo, el tren circulaba a 192 kilómetros por hora en un tramo de 80 segundos antes del accidente. Al mismo tiempo, el conductor hablaba por teléfono con un controlador de la compañía estatal de ferrocarriles Renfe, mientras consultaba un plano o algún documento similar en papel, informó el tribunal en un comunicado.

Poco antes del accidente se activó un freno, aunque no se especificó si fue el maquinista quien lo activó o saltó alguno de los sistemas de seguridad que llevan incorporados este tipo de vehículos. En cualquier caso, el frenazo no fue suficiente y el convoy descarriló violentamente a 153 kilómetros por hora en la curva de entrada a la ciudad gallega de Santiago de Compostela, causando la muerte de 79 personas.

El conductor Francisco José Garzón Amo, quien salvó su vida en el siniestro, se encuentra en libertad provisional acusado de múltiples cargos de homicidio por imprudencia.

Según la prensa local, el propio Garzón Amo admitió en su declaración ante el juez que se había despistado y que circulaba al doble de la velocidad permitida en ese tramo.

La información extraída de las "cajas negras" no menciona fallas técnicas ni la existencia de cuerpos extraños en el tramo de la vía donde se registró la tragedia, aunque la justicia especificó que todavía debe elaborarse un informe más exhaustivo.

Comentario por Giovanni Londoño Romero el julio 29, 2013 a las 4:12am

Gracias Rosario por leer y comentar mi post.
Aclarar que en astrologia horaria (preguntas o eventos) los planetas definen su importancia y significado desde el mismo momento de levantar la carta. No es posible que un planeta pueda mostrar una dualidad en su significado, pues seria imposible atender y definir la misma interpretacion. Desde el comienzo remarque la forma exacta como desde siempre se han definido los parametros para analizar lo concerniente a la nave en la que viajamos, en nuestro caso un tren con exceso de velocidad. Saturno entonces solo puede representar al maquinista y nada mas.
Saludos
Giovanny

Comentario por ROSARIO VELASCO LEONARDO el julio 28, 2013 a las 9:30pm

Agradezco su comentario, pero habrìa que tener en cuenta que Saturno tambien define a "lo que frena" lo que bloquea, lo que no permite  continuar...."

© 2021   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio