Astrología culta y erudita

Toda ciencia es predictiva, la astrología tambien lo es

La extensión heliocéntrica de la astrología

Ya publiqué algún tiempo atrás en este foro una investigación estadística sobre aspectos (sinastría) en alrededor de tres millares de matrimonios donde se demostraba que los resultados obtenidos a partir de las posiciones heliocéntricas de los planetas natales eran mejores (más intensos) que los obtenidos a partir de las posiciones geocéntricas.

Aspectos heliocéntricos y formación de parejas

Orbes heliocéntricos y formación de parejas )

La astrología ha sido hasta hace muy poco exclusivamente geocéntrica, pero ya no tiene por qué seguir limitándose a esa perspectiva. Todo el trabajo hecho hasta ahora con cartas que reflejan las posiciones de los planetas tal como se ven desde la Tierra (geocéntricas) o desde un punto determinado de la superficie terrestre (topocéntricas) sigue siendo perfectamente válido, pero ahora disponemos de los medios necesarios para completar la panorámica desde otros puntos de vista. Cada butaca del teatro nos permite seguir la representación con matices diferentes, pero hay un lugar privilegiado desde el que se obtiene la perspectiva más clara y completa, un asiento de honor reservado al rey, y ese es el punto ocupado por el Sol. En el lenguaje de la metafísica de Leibniz, podríamos decir que la Mónada dominante del Sistema Solar está en el corazón del Sol. Por eso, la disposición de los planetas tal como se ven desde el Sol, el centro natural de nuestro sistema, nos ofrece la perspectiva más adecuada de la situación, la que mejor explica lo que sucede en realidad.

En cada parte se refleja el todo. Por eso, aunque no hayamos nacido en el Sol, cada una de nuestras células "sabe" cuál es la orientación de cada planeta (de cada miembro de ese organismo vivo cósmico del que formamos parte) en relación al centro natural del sistema. Al mismo tiempo, cada uno de nosotros es una célula de uno de los miembros del sistema (la Tierra). Por eso, las perspectivas geocéntrica y topocéntrica nos dan mucha información válida de lo que ocurre en nuestro entorno más inmediato. Pero esta información debe ser confrontada y completada con "la información central", que es la que dice cuál es el estado general del organismo. Un miembro aparentemente sano que forma parte de un organismo afectado por una grave enfermedad terminará resintiéndose y, en el peor de los casos, perecerá con él. Un miembro con un daño local que no afecta a órganos vitales resistirá y probablemente sanará si el estado de salud del resto del organismo es bueno. Pero todo irá bien si tanto el miembro como el resto del organismo están sanos, y todo irá mal si el daño afecta tanto a la parte como al todo.

Por tanto es necesario mirar las dos cartas, la geocéntrica y la heliocéntrica, y estudiar sus relaciones mutuas. Además, ya no hay excusa para no hacerlo, porque en programas gratuitos como el Astrolog o el ZET estas cartas heliocéntricas se obtienen pulsando sólo una tecla o con un solo click de ratón.

Para ilustrar con casos concretos la eficacia de estas cartas heliocéntricas he publicado un artículo sobre tránsitos heliocéntricos en el enlace mostrado abajo.

Tránsitos heliocéntricos

http://astrodigitalia.blogspot.com.es/2014/08/transitos-heliocentri... )

Ahí se ofrecen importantes claves adicionales para entender sucesos tales como la fulgurante irrupción de la formación política "Podemos" en la escena política española o la abdicación del rey Juan Carlos I, entre otros.

Además he recuperado un par de textos sobre astrología heliocéntrica que publiqué hace tiempo en una página que ya no existe, pero que ahora pueden leerse de nuevo en Astrodigitalia en blog. Se trata de la traducción al español de los dos primeros capítulos del libro "Revolutionizing Astrology With Heliocentric", de T. Patrick Davis

La revolución de la astrología con cartas heliocéntricas

http://astrodigitalia.blogspot.com.es/2014/07/la-revolucion-de-la-a... )

y mi escrito sobre "La revolución copernicana en astrología".

http://astrodigitalia.blogspot.com.es/2014/07/la-revolucion-coperni... )

La astrología heliocéntrica está todavía en sus albores y aún necesita ser depurada y perfeccionada, pero ya hay algún trabajo hecho y tenemos los medios para seguir creciendo con la ayuda de todos.

Julián.

Visitas: 1826

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Astrología culta y erudita para añadir comentarios!

Participar en Astrología culta y erudita

Comentario por Félix el agosto 7, 2014 a las 6:33am

 Sin  querer entrar en polémicas en lo que concierne a obtener una información mas exhaustiva, no dentro de los parámetros de la Astronomía y si en la Astrología en general en la que incluyo la sinatría y sin soslayar la validez de otros planos comparativos que pudieran sincronizarse con el Marticentrismo, Jupitercentrismo, etc., e incluso el topocéntrico que se indica. El uso de todos ellos los respeto, pero sin menoscabo de que dados mis mas que modestos conocimientos, me es muy dificil comprenderlo y sobre todo aceptarlo. Cabiendo preguntar ¿que tipo de zodiaco se usa el Sideral o Vernal ? que se configuran sus inicios con los Puntos: Gamma, Vernal y/o Tropical, respectivamente. A lo que agrego que de usarse el zodiaco sideral ¿seguiría teniendo 12 signos de 30º cada uno como el vernal?. Gracias anticipadas, Félix

Comentario por Julián García Vara el agosto 7, 2014 a las 2:03am

Los escépticos no se dan a sí mismos la oportunidad de enriquecerse con la sabiduría contenida en la astrología porque parten de la idea de que "no tiene mucha lógica". Por eso no la estudian ni la experimentan. Sólo nos hablan de que la influencia gravitatoria de la comadrona sobre el recién nacido es mayor que la de cualquier planeta o de que la intensidad de la luz de una bombilla en una sala de la maternidad es mayor que la reflejada por cualquier planeta. Las influencias de los planetas sobre cada individuo, visto el asunto de esta manera, son mínimas, prácticamente inexistentes. ¿Qué puede importar que un planeta esté un poco más a la izquierda o un poco más a la derecha para que me vaya bien o mal en el trabajo o me enamore o me enoje o me toque la loteria? Eso suena bastante ridículo. Y en realidad lo es si nos empeñamos en ver el asunto como una cuestión de influencias físicas. Pero los asuntos de que se ocupa la astrología son, en su mayor parte, muy distintos de los que trata la Física, no son de la misma naturaleza. Por eso lo que no tiene mucha lógica es recurrir a criterios meramente físicos para tratar de entenderla, criterios como, por ejemplo, la posición en el espacio del cuerpo físico de una persona en relación a la posición de la masa de un planeta. No es que esto carezca de importancia, pero por sí sólo no explica nada, no explica una emoción, no explica un pensamiento, no explica un impulso creativo, no explica ninguna de las cosas que el lenguaje de la astrología contribuye a explicar a su manera. Entonces la conexión entre la posición de un planeta y el estado de ánimo de una persona o un suceso en el que se ve envuelta tiene que ser de otro tipo. Tiene que haber algo en el planeta que sea de una naturaleza semejante a nuestros pensamientos, emociones o intenciones, porque es en ese plano donde se manifiesta la relación. Y éste es precisamente el presupuesto desde el cual surgió la astrología en sus orígenes.

Para los antiguos los planetas eran dioses o bien estaban bajo el dominio de un dios. Esto es evidente cuando estudiamos las regencias de Manilius, porque Manilius no pone cada signo bajo el dominio de un planeta, sino bajo el dominio de un dios. Y así distribuye doce dioses distintos entre los doce signos del zodiaco en un momento en que sólo se conocían siete planetas. Esto prueba que no todo en la astrología tenía por qué tener un cuerpo físico ni una posición definida en el espacio, porque de lo que se trataba era de conocer las fuerzas espirituales primigenias que gobernaban la naturaleza y se maniestaban a través de signos o señales en el cielo. Como bien se dice en la cita de EL LIBRO CONPLIDO... con que nos ha obsequiado José Luis Carrión, "el Sol (...) obra en todas las naturalezas (...) como el rey sabio que mantiene su reino por inteligencia y por juicio". Con eso no se piensa en una mera influencia física.

Entonces ¿por qué son importantes las posiciones de los planetas en una carta astral? Simplemente porque son señales del momento en que se encuentra un ciclo de evolución espiritual, ligado al dios-fuerza-arquetipo que reside en ese planeta o tiene dominio sobre él. Y es con ese ciclo de evolución espiritual con el que entramos en resonancia como seres espirituales que albergan dentro de sí un microcosmos.

Ahora bien, un ciclo planetario es un movimiento circular o elíptico en torno a un centro, que es el Sol. El Sol es, por tanto, el punto de vista privilegiado para contemplar y entender cada fase del desarrollo de un ciclo planetario, como la Tierra lo es para el ciclo lunar. El ciclo de Mercurio, por ejemplo, visto desde el Sol es un ciclo completo de movimiento siempre directo que, visto desde la Tierra, parece un simple pendular, hacia adelante y hacia atrás.

Bien, pero, nosotros no estamos en el Sol. Cierto, pero sí estamos en el sistema solar, que es un todo orgánico en el que las partes se constituyen imitando en otra escala la estructura del todo. La cuestión es que la información se transmite desde el centro del sistema a todas sus partes y se combina con otras fuentes de información que emanan de las distintas partes. ¿Cómo ocurre esto? No lo sé, pero así es como funciona. Tampoco sé como puedo estar hablando a través de una cajita sin hilos con una persona que está en otro continente y viendo su rostro y sus expresiones como si estuviera aquí mismo. Ya sé que eso tiene una explicación física y técnica que un experto me podría dar, pero yo como simple usuario de un teléfono móvil la desconozco. Lo único que sé es que es posible porque lo estoy viendo.

Exactamente igual, cuando estoy mirando los tránsitos correspondientes a determinados sucesos según la acostumbrada modalidad geocéntrica, hay muchos casos en que apenas encuentro nada que pueda justificar el hecho. Entonces pulso la tecla H, que cambia a coordenadas heliocéntricas y aparecen los tránsitos adecuados con orbes muy estrechos. ¿Cómo es posible esto? No lo sé, pero como ocurre con el teléfono, lo creo porque lo estoy viendo. Y eso también es lógica.

Comentario por d.z.a. el agosto 6, 2014 a las 11:01pm

Estoy de acuerdo con Albierea.  No tiene mucha lógica.  Se trata de saber las influencias que ejercen los planetas sobre cada indivíduo.  Pero eso de poner al sol como centro también no lo puedo entender. 

Comentario por Bertha Maria del Pilar el agosto 6, 2014 a las 10:33pm

Excelente información. Gracias por compartirla...

Comentario por Jose Luis Carrion Bolumar el agosto 6, 2014 a las 8:06pm

Estimado Julian, hay varios lugares en el libro primero  EL LIBRO CONPLIDO EN LOS IUDICIOS DE LAS ESTRELLAS donde explica a donde se sitúa realmente el Sol.  "Y el Sol es más noble y mejor que todos los otros planetas y más alto en nobleza; que su naturaleza obra en todas las naturalezas y ninguna de las otras naturalezas obran en el." "así como el rey sabio que mantiene su reino por inteligencia y por juicio y asiéntase en el medio de su reino por alcanzar a todos los cabos"  por lo tanto el heliocéntrismo es pura TRADICIÓN.

Un cálido abrazo

Jose Luis Carrión Bolumar 

Comentario por Julián García Vara el agosto 6, 2014 a las 7:25pm

Jose Luis, me alegra saber que también miras estas cartas, y me quedo más tranquilo, porque conociendo tu querencia por la astrología clásica y habiéndote oído decir que en astrología "lo que no es tradición es plagio", temía que el heliocentrismo, que a primera vista ni es tradición ni es plagio, no tuviera buena acogida en este foro. Aunque hay precedentes antiguos, como Aristarco y otros, en los que se inspiró Copérnico, y casi todo lo que tenemos a mano para interpretar una carta heliocéntrica está tomado de la tradición geocéntrica y extrapolado casi sin cambios.

Gracias.

Julián.

Comentario por Jose Luis Carrion Bolumar el agosto 6, 2014 a las 7:08pm

Estimado Julian completamente de acuerdo contigo yo lo practico desde hace ya mucho tiempo y me da muchas luces y me complementa la otra carta geocentrica. En el programa de Miguel Garcia el Kepler ya lo incluyo hace mucho años.

Un cálido abrazo

Jose Luis Carrión Bolumar 

Comentario por Julián García Vara el agosto 6, 2014 a las 7:01pm

Albirea, me alegro de verte también por aquí.

Pues al Sol lo coloco en su sitio, es decir, en el centro. Cuando programé el Cronoshace ya 20 años, diseñé el siguiente modelo de carta heliocéntrica:

Como ves el Sol está dibujado justo en el centro y desde ahí no participa en ningún juego de aspectos. En este modelo no hay casas, ni Este ni Oeste, porque en aquellos tiempos yo seguía la línea purista del heliocentrismo y no le veía sentido a buscarle al Sol un horizonte o un meridiano. Mantuve, sí, el zodiaco tropical, porque desde algún sitio hay que establecer las posiciones de los planetas y medir sus ángulos. Pero sólo después de leer a Pat Davis y, sobre todo, tras comprobar por experiencia que los tránsitos de los planetas heliocéntricos por los grados de las cúspides de las casas geocéntricas se notan, y mucho, empecé a mezclar las casas geocéntricas con las posiciones heliocéntricas de los planetas en un mismo gráfico.

¿Por qué funciona esto? No lo sé, pero viene a ser el equivalente de arrastrar la Tierra, con su zodiaco tropical y sus casas, hasta el Sol. O, dicho de otra manera, como si hubiésemos nacido en el punto de la esfera solar correspondiente a las mismas coordenadas geográficas en las que nacimos en la Tierra. No sé si a esa latitud y longitud de la esfera solar tendríamos que llamarlas coordenadas heliográficas. La cuestión es que las cosas suceden como si al tratar de adoptar un punto de vista solar de la situación no pudiéramos desprendernos del pesado equipaje terrestre, como si viajásemos al Sol cargados con todas nuestras pertenencias, bienes inmuebles incluidos.

El Sol no es Dios, aunque fue adorado como tal por muchas culturas, incluida la romana, pero puede que sea un dios, en el sentido de que alguna forma de conciencia, vida o espíritu puede estar ligada a él o residir en él. En ese caso, la carta heliocéntrica nos estaría dando algo así como "el punto de vista de Dios", por lo menos del dios principal del sistema en el que vivimos. Esto no es lo mismo que la omnisciencia que los teólogos monoteístas atribuyen a Dios, pero sí sería el punto de vista más lúcido, objetivo y completo posible dentro de nuestro sistema. Nosotros no podemos alcanzar sin abrasarnos ese punto de vista, está mucho más allá de nuestra capacidad, pero podemos acercarnos a él si vamos protegidos con la coraza del más familiar sistema geocéntrico, al que nos sentimos más adaptados.

Suena místico, pero ¿se puede entender la astrología al margen de todo misticismo?

Julián.

Comentario por Albirea el agosto 6, 2014 a las 4:03pm

Julián, qué bueno que viniste

Todo ésto es muy complejo para mí; perdona mi ignorancia  con respecto al Heliocentrismo.

pero veo que dentro de un contexto de cuspides Geocéntricas al Sol lo colocas en ????  ( supongo que en el centro de esa Cruz , algun Este deberá tener y tambien algun Oeste y ademas Un Sur y un Norte. Osea es como si  vieras desde el Sol, valga la redundancia, todo a tu alrededor, o todas las Natales que veas desde allá, sin Cuspides porque en este estadío de visión no sabemos qué cuspides deberán establecerse allá

No es una carta Sideral , ni una Carta basada en un hipotético comienzo del 0º de Aries Sideral y Tropical conjuntos

Es como si vivieramos en el Sol y desde alla observaramos un nacimiento acá en la Tierra

¿OK?

Todavia estoy a años luz , aunque no lo descarto

albi

© 2021   Creado por Jose Luis Carrion Bolumar.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio